La Universidad descarta poner en marcha el grado de Bellas Artes

La Consejería de Educación y Cultura afirma que estudiará la viabilidad de su implantación pero también que respetará la autonomía de la UEx

M. ÁNGELES MORCILLOMÉRIDA.
Jóvenes en la puerta de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida. ::                             BRÍGIDO/
Jóvenes en la puerta de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Mérida. :: BRÍGIDO

El deseo que tiene Mérida de ampliar su oferta de estudios universitarios, por ahora, tendrá que esperar. La implantación del grado de Bellas Artes y Restauración del Patrimonio no se plantea por el momento.

Eso al menos es lo que se desprende de la decisión tomada por la Universidad de Extremadura. El diario Hoy se ha puesto en contacto con la UEx para comprobar cómo va la tramitación de este tema y contestan que, por ahora, «la cosa se quedará como está».

A no ser que, desde la Consejería de Educación y Cultura, le den un impulso o decidan algo al respecto. Pero parece ser que el gobierno regional confirma, ante todo «que hay que respetar la autonomía de la Universidad de Extremadura». O sea, que es realmente quién tiene que tomar la decisión final.

De todas formas, según han confirmado a Hoy fuentes de esta consejería, se han creado cuatro mesas de trabajo en la que se integran representantes de la Consejería y de la Universidad. «En ellas se estudiará la viabilidad de la implantación de este grado, pero siempre teniendo en cuenta que hay que respetar la autonomía de la UEx».

La idea viene de lejos. La iniciativa parte de una propuesta presentada el pasado mes de septiembre por el concejal de Siex, Antonio Vélez. Entonces solicitaba la creación de una Facultad de Bellas Artes, haciéndose eco de una reiterada y vieja petición de la ciudad.

Por eso, todos los grupos políticos representados en el Ayuntamiento aprobaron, en el último pleno del pasado mes de diciembre, una moción conjunta por la que se reclama a la Junta la implantación de un grado de Bellas Artes y Restauración del Patrimonio en el Centro Universitario de Mérida, dependiente de la Universidad de Extremadura, UEx.

Comisión técnica

Para dar impulso a esta iniciativa se creó una comisión técnica en la que se incluyen representantes políticos y del mundo de la enseñanza y de la cultura de la ciudad: Francisco Robustillo, concejal del PP y delegado de asuntos educativos, Javier Mateos, concejal del PSOE, Antonio Vélez, concejal del Grupo Mixto, el director del Museo Nacional de Arte Romano, José María Álvarez, el director del Centro Universitario de Mérida, Miguel Macías y Luis María González, asesor de la Agencia Extremeña de Evaluación Educativa. También estaban integrados representantes de la Escuela Superior de Arte y Diseño.

Juntos elaboraron un expediente en el que se exponen los motivos por los que la Corporación Municipal solicita la implantación de esta enseñanza universitaria en Mérida.

Uno de los sitios que se había pensado para ubicar las clases para impartir este nuevo grado son las dependencias que ha dejado libre la Policía Nacional y los juzgados, en la calle Almendralejo, que estarían al lado de donde se quiere instalar la Escuela de Idiomas, y cerca del Conservatorio de Música. Pero se decide que la mejor forma de optimizar los recursos humanos, materiales inventariables e inmuebles sería ubicar este grado en el Centro Universitario de Mérida.

Motivos objetivos

Entre los motivos que se exponen para 'convencer' a quién tenga las competencias de poder hacer que se instale en la capital autonómica un grado de Bellas Artes es la situación geográfica de Mérida, el centro de un gran territorio que carece de oferta universitaria de Artes.

Otro es el inmenso patrimonio del que dispone la ciudad para el estudio de las Bellas Artes y la Restauración Patrimonial.

La red de profesores e investigadores que trabajan desde el patrimonio nos sitúa en una profesión preferente y única para internacionalizar la oferta universitaria de Mérida. Este es otro de los alicientes que se exponen para hacer creer que la capital autonómica se merece este grado.

Existe ya una estructura educativa previa ligada a las Bellas Artes en la ciudad que permitiría al Centro Universitario de Mérida ofrecer una formación altamente cualificada y diferenciadora en el panorama universitario nacional.

También se tiene que tener en cuenta que existe una amplia demanda de potencial alumnado según el número de matriculados en Bachillerato Artístico impartido en la Comunidad Autónoma.

Se podría satisfacer, además, una creciente demanda del mercado laboral, referida al ámbito de la restauración, conservación, difusión, didáctica y gestión del patrimonio. Y, por último, esta titulación supondría conseguir algunas de las principales líneas establecidas para la convergencia europea. A pesar de todos estos puntos expuestos, parece ser que, por ahora, Mérida se quedará sin incluir en su oferta universitaria, el grado de Bellas Artes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos