El castúo en tiempos de crisis

«Es mi mejor regalo de Reyes», dijo El Niño de la Ribera al recibir el galardón a los Valores Extremeños, entregado por un grupo de poetas Éxito de participación en el homenaje anual a Gabriel y Galán en Cánovas

SERGIO LORENZOCÁCERES.
El Niño de la Ribera cantó unas 'tonás' tras recibir el premio; al fondo Matías Simón, la alcaldesa Elena Nevado y el edil Asenjo. ::                             L. CORDERO/
El Niño de la Ribera cantó unas 'tonás' tras recibir el premio; al fondo Matías Simón, la alcaldesa Elena Nevado y el edil Asenjo. :: L. CORDERO

La crudeza de la crisis llegó ayer, en forma de verso, al homenaje que todos los 6 de enero rinden los poetas locales a Gabriel Y Galán, que murió el Día de Reyes de 1905 en Guijo de Granadilla como consecuencia de una pulmonía mal curada. Tenía 35 años.

Disfrutando de una excepcional mañana de sol en pleno invierno, más de 300 personas escucharon a quienes, libremente, subieron a la tarima colocada a los pies de la estatua del poeta realizada por Enrique Pérez Comendador, ya fuera para recitar un poema, cantar o hacer una reflexión. Entre los asistentes estaba la alcaldesa, Elena Nevado. Presentaron el evento cultural, como otros años, el cantautor Matías Simón y Joaquín García Plata.

A las doce de la mañana se inició el acto con la intervención de la Banda Municipal, para comenzar a recitar un poema en castúo Bienvenido Gutierro, siguiéndole el joven Ismael Carmona con una disertación sobre el extremeñismo.

Tras estas intervenciones Florencio Bañeza, director de la Cope, habló de los motivos por los que el grupo de poetas que entrega el premio Valores Extremeños ha decidido otorgar su quinto galardón al cantaor Simón García Bermejo, 'El Niño de la Ribera', que recibió el premio asegurando que eran, «los mejores Reyes que me han dado desde que era pequeño». Comentó que llevaba cantando desde los 9 años hasta los 77 que tiene ahora, decidiéndose a entonar a capela unas tonadas o 'tonás'. El pintor Luis Ramón Ortiz le regaló un trabajado retrato, y Domingo Nevado leyó un soneto dedicado al hombre del que, «de su garganta brota un manantial de cantos».

Entrelazados con los adultos, intervinieron los niños que han sido premiados en el concurso de poesía 'Escolares en el Paseo de Cánovas' patrocinado por Caja Duero. Entre las poesías elegidas se encontraba, por primera vez, una dedicada a la crisis, cuya autora es Cristina Madrigal, de 12 años. De memoria Raquel Sánchez Mariño, de 10 años y alumna de la Asunción, recitó su poesía 'Cáceres, bello patrimonio cultural'. Cristina Méndez Marroyo, del Licenciados Reunidos y con 11 años, leyó su obra 'A mi abuelo'. Yaiza Polo Holgado, de 10 años, alumna de Nuestra Señora del Salor (en Valdesalor), recitó su poema 'Navidad'. Otro joven ganador es Carlos Ovejero, de 10 años y alumno de El Vivero. Carlos Carrasco González, de la asociación Aspainca, logró el premio en la categoría de discapacitados.

Los asistentes aplaudieron las intervenciones de Juan Francisco García, Cruz Díaz Marcos, y al recitador Ángel Martín Sánchez, de Pescueza, que declamó 'Varón' de Gabriel y Galán.

Franquete también habló de la crisis con un texto titulado 'Frenazo al bienestar', en donde indicó que la crisis puede ser material, pero no de imaginación. El guitarrista Javier Conde leyó un poema de Luis Luengo (estuvo a su lado). Intervino Luis Martínez Terrón, el joven Víctor Lorenzo y el octogenario Jacinto Martín Pajaro (82 años); Lidia Díaz Alegre y el cantaor Eugenio Cantero. Recitó de manera brillante Eladio San Juan Brasero. El acto terminó alrededor de las dos de la tarde con Pepe Extremadura, el cantante que musicó a Gabriel y Galán. Intervino al principio con el tema 'Sibarita' y dio fin al homenaje cantando, de manera muy sentida, 'El embargo', tema muy a tono con los tiempos en los que vivimos:

«¡Embargal, embargal los avíos,

que aquí no hay dinero:

lo he gastao en comías pa ella

y en boticas que no le sirvieron»