«Sigo siendo un nómada y el exiliado de un mundo que aspira a la plenitud»

Premio Extremadura a la Creación en 2007, autor de una poesía meditativa y apacible, acaba de reunir en 'Los bosques de la mirada' su obra poética de los últimos quince años

JUAN DOMINGO FERNÁNDEZ
«Sigo siendo un nómada y el exiliado de un mundo que aspira a la plenitud»

Basilio Sánchez es el equilibrio, la paz interior. Uno lee sus poemas y reconoce en ellos la voz de este médico, jefe de la UCI del Hospital San Pedro de Alcántara al que no le gusta mezclar la actividad poética con la médica. Una poesía recorrida por la sensibilidad. Quizás por eso su película favorita es 'La vida es bella', de Roberto Benigni, «una fábula maravillosa de la capacidad del hombre para conjurar las heridas de la existencia».

-¿En su entorno más inmediato qué tiene más prestigio, ser médico o ser poeta?

-Creo que cada entorno tiene su propio prestigio. Lo que no casa es el intercambio. No es prestigioso ser poeta dentro de la medicina, creo, ni es prestigioso ser médico dentro de la literatura. De hecho es lo que me ha llevado a no aparecer nunca como médico en ninguna de las biografías de las solapas de mis libros y a separar muy radicalmente ambas actividades. Prefiero ser buen médico en mi profesión y buen poeta dentro de la literatura. Pero no que me admiren como poeta siendo médico ni viceversa.