Expropiados por el nuevo hospital de Don Benito ven un derroche el proyecto original

Mientras que los terrenos situados justo detrás del Hospital serían cedidos de forma gratuita por el Ayuntamiento de Don Benito, los ubicados junto a la rotonda de la autovía regional Miajadas-Vegas Altas costarían en torno a los 2 millones

FRAN HORRILLOVILLANUEVA DE LA SERENA/DON BENITO.
Expropiados por el nuevo hospital de Don Benito ven un derroche el proyecto original

Dos gobiernos autonómicos de distinto signo político, dos ubicaciones y un futuro hospital comarcal que lleva prometiéndose desde el año 2004.

En definitiva, casi siete años de espera a lo largo de los cuales se podría haber evitado la polémica actual solo con haber iniciado las obras del centro sanitario que vendría a jubilar al actual hospital Don Benito-Villanueva, que empezó a funcionar en 1975.

Lo cierto es que la ubicación del futuro hospital está siendo y, promete ser durante bastante tiempo, la comidilla de la comarca. Una polémica, por otro lado, que los vecinos de las áreas sanitarias dependientes del citado hospital esperan que no sirva como excusa para demorar aún más la construcción de unas dependencias necesarias.

Mientras que las autoridades sanitarias del PP a nivel regional han confirmado esta semana que estudiarán la propuesta de ubicación del Ayuntamiento de Don Benito, el gobierno socialista de Villanueva y el PSOE a nivel regional han decidido liderar la defensa de la ubicación prevista por el anterior Ejecutivo regional que presidía Vara, que ya como consejero de Sanidad, dio el beneplácito a la ubicación original.

En la comparativa de ambas ubicaciones un dato es contundente. Y es que mientras que los terrenos situados justo detrás del Hospital -unas 15 hectáreas- serían cedidos de forma gratuita por el Ayuntamiento de Don Benito, los terrenos ubicados junto a la rotonda de la autovía regional Miajadas-Vegas Altas -11,6 hectáreas- costarían en torno a los 2 millones de euros, ya que están sujetos a un proceso de expropiación.

La expropiación de esta superficie afecta a 23 propietarios, que son dueños de 22 parcelas rústicas y 8 fincas urbanas.

Los propietarios se oponen

Todos los propietarios han presentado oposición a la hoja de aprecio de la administración expropiante, es decir a la valoración que pretendía la Consejería de Sanidad. De estos propietarios, 22 están representados por la abogada emeritense Lucia Santiso.

Ésta explica que el expediente expropiatorio se llevó a cabo por el procedimiento de urgencia y se decidió la inmediata ocupación de los bienes. La administración autonómica consignó en la Caja General de Depósitos de la Junta de Extremadura el importe de los depósitos previos, que es un 1,25% del valor ofrecido por el órgano expropiante. Un valor con el cual están en desacuerdo los propietarios afectados.

Esta consignación habilita a la administración para la inmediata ocupación de los terrenos, hecho que no se ha producido de facto. No obstante, Santiso aclara que se intentó la formalización del trámite mediante la suscripción de las actas de ocupación el 11 de enero de 2010, pero debido a los errores que contenían las actas, tanto en superficies como en titularidad, este trámite hubo de repetirse y se formalizó finalmente el 16 de septiembre de 2010.

La abogada aclara que los propietarios nunca han estado conformes con este expediente expropiatorio, aunque sí con la construcción del hospital, pues nunca se ha puesto en duda lo necesario de este equipamiento.

Según explica, conocían la cesión voluntaria de terrenos por parte del Ayuntamiento de Don Benito para este mismo fin. «Dado que dichos terrenos se encuentran a escasos 600 metros de los suyos, a los propietarios les parecía y les sigue pareciendo un tremendo despilfarro por parte de la administración en unos momentos en los que el gasto debe estar más medido que nunca», afirma la abogada.

Santiso sostiene que sus representados consideran que el dinero ahorrado con la expropiación, una cantidad superior a los dos millones de euros, podría ser invertido en la mejora de las condiciones del equipamiento previsto. «De esta manera seguro que los usuarios lo agradecerán el día de mañana».

Mejor comunicados

La ubicación por la que se decanta el Ayuntamiento de Villanueva y el PSOE regional encuentra su mayor defensa en el «despilfarro» que supondría echar por la borda los 1,3 millones que ha costado el proyecto que ya está pagado pero, sobre todo, en su mejor comunicación. El alcalde villanovense, del PSOE, Miguel Ángel Gallardo, explicó esta semana que cuando se decidió ubicar el nuevo hospital en el eje de la autovía regional en su conexión con la carretera de Don Benito-Villanueva, se pensó en el interés de todas las poblaciones de la comarca.

«Cuando se construye un hospital lo importante son las comunicaciones y la accesibilidad a esas instalaciones sanitarias, pues cuando hay una enfermedad grave, como puede ser un infarto, diez minutos pueden ser vitales para salvar la vida de una persona», señala Gallardo.

Una situación que, según el alcalde villanovense, contrasta con la que propone Don Benito. «Este lugar está detrás de un hospital viejo, en unos terrenos aislados que no tienen ningún tipo de urbanización y conllevaría la construcción de una nueva carretera de acceso que seguro que costaría más que las expropiaciones».

Una apreciación del alcalde con la que discrepaba esta semana el gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES), Albino Navarro, cuando señalaba que lo lógico es que un hospital no se quede encerrado entre tres carreteras y una zona no urbanizable y que no tenga capacidad de expansión.