Turismo accesible sobre ruedas

Los técnicos de la oficina de información turística reciben formación para ayudar de un modo efectivo a los discapacitados Elaboran un plano en el que se identifican los espacios fáciles de transitar

TANIA AGÚNDEZBADAJOZ.
Los técnicos de la oficina de turismo se ponen en la piel de las personas con discapacidad. ::                             PAKOPÍ/
Los técnicos de la oficina de turismo se ponen en la piel de las personas con discapacidad. :: PAKOPÍ

Entrar en un museo, recorrer una iglesia o visitar un monumento. Algo tan placentero y entretenido como es hacer turismo se puede convertir en una auténtica pesadilla para muchos ciudadanos. Las personas con movilidad reducida que transitan por el casco histórico de Badajoz se topan en numerosas ocasiones con edificios o enclaves que tienen gran atractivo turístico, pero son inaccesibles para ellos. Un usuario que necesita una silla de ruedas para desplazarse no podrá entrar en el convento de Las Descalzas, o tendrá muchas dificultades para hacerlo, pero puede ver por dentro y por fuera hasta 15 puntos de interés. Para facilitar el desplazamiento por el centro de la capital pacense a aquellos que sufran algún tipo de discapacidad física, Apamex, la asociación que defiende los derechos de este colectivo, ha editado un plano especial en el que se identifican los espacios accesibles y practicables del Casco Antiguo así como las rutas adecuadas para los turistas con problemática de movilidad. En él se indican los lugares que cumplen las condiciones adecuadas que permiten a los turistas con discapacidad moverse con cierta autonomía como, por ejemplo, que tengan la entrada enrasada, la puerta con anchura suficiente, los aseos adaptados o ascensores para poder subir a las demás plantas en el caso de que haya más de un nivel. Pero también muestra aquellos sitios que son accesibles con la ayuda de una tercera persona. Es el caso del museo Arqueológico, el convento de las religiosas Adoratrices, las Casas Mudéjares o el Museo de Bellas Artes. «En estos casos hay desniveles en la entrada y algunos tienen escaleras en el interior», explica María de los Ángeles Carretero, arquitecto técnico.

El fin de esta iniciativa es hacer que la visita y la estancia del turista discapacitado en Badajoz sea agradable, fácil y segura. «Tiene que saber cómo desenvolverse en la ciudad. Conocer a dónde puede ir y dónde no va a poder entrar. Tiene que saber de antemano con qué problemas o ventajas se va a encontrar en cada espacio», destaca Jesús Gumiel, presidente de Apamex.

Además de la elaboración de este mapa, Apamex junto con la Oficina Técnica de Accesibilidad de Extremadura (OTAEX) está impartiendo un curso para formar a los seis técnicos de la oficina de turismo de Badajoz para que sepan ayudar de una manera efectiva a los turistas con movilidad reducida.

La formación abarca una parte teórica, en la que reciben las nociones básicas sobre normativa en materia de accesibilidad, ejemplos prácticos de actuaciones ya efectuadas en edificios singulares, o cómo se debe tratar a este tipo de usuarios. «Es importante saber cómo dirigirse a ellos y sobre qué aspectos tienen que informarles según la discapacidad que padezcan», agrega Carretero, que también es una de las monitoras encargadas de impartir el curso.

Asimismo, los profesionales del sector turístico realizan prácticas con ayudas técnicas: se mueven en silla de ruedas, andan con muletas o se ponen antifaces con el objetivo de lograr una mejor asimilación de las circunstancias que viven estos visitantes.

Los participantes se sienten satisfechos con esta medida que consideran tan importante como necesaria. «A nivel práctico es muy efectiva y pragmática. Necesitamos esta formación porque, aunque no es muy habitual, a veces se acercan a la oficina de turismo usuarios con discapacidad y no estamos preparados ni lo suficiente sensibilizados con su situación», manifiesta Fernando Fuentes, técnico de turismo. Se trata de facilitar los recorridos turísticos para que cualquier persona pueda disfrutar lo máximo posible del patrimonio pacense.