El Ayuntamiento estudia apagar farolas para ahorrar

La medida formaría parte de un plan genérico para reducir costes en materia de energía

JUAN SORIANOMÉRIDA.
Avenida Luis Ramallo, a la que podría llegar la medida. ::                             J. M. ROMERO/
Avenida Luis Ramallo, a la que podría llegar la medida. :: J. M. ROMERO

Farolas a media luz para ahorrar electricidad. Es una de las medidas que plantea el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Mérida para reducir costes y contribuir a sanear las cuentas municipales.

El portavoz del Gobierno local, Fernando Molina, apuntó ayer a la conclusión de la Junta de Gobierno que se trabaja en la elaboración de un plan de ahorro energético que, entre otras iniciativas, incluiría limitar el alumbrado público.

Molina explicó que hay zonas donde se puede apagar la iluminación, ya que se trata de viales de nueva construcción en los que aún no hay viviendas habitadas. Puso como ejemplo el entorno de la avenida Luis Ramallo, en las inmediaciones del Hospital de Mérida.

Fuentes municipales señalan que se trata de una medida aún en fase de estudio y que, en caso de llevarse a cabo, no supondría dejar zonas a oscuras, sino tener en una misma calle algunas farolas encendidas y otras apagadas.

Además de esta propuesta, el plan de ahorro incluirá medidas concretas para los trabajadores municipales, como adelantó HOY. Con ese objetivo, se mantendrá un trato directo con las distintas secciones y se elaborará un escrito con recomendaciones sencillas. Entre otras, Molina adelantó que se incidirá en cuestiones como tener la ventana cerrada con el aire acondicionado o la calefacción en marcha, apagar los ordenadores al término de la jornada laboral, renunciar a estufas de uso personal y aprovechar al máximo el material de oficina.

En el mismo sentido, el Gobierno local elaborará un plan integral de cada edificio municipal para estudiar medidas de ahorro. El portavoz municipal expuso que se pretende implicar «a trabajadores y ciudadanos» en estas propuestas.

Sentencias en contra

Además de este asunto, el equipo de Gobierno tuvo conocimiento de dos sentencias. Una de ellas suspende el proyecto de reparcelación del corralón de Blanes, después de que el Tribunal Superior de Justicia anulara en febrero el estudio de detalle y el programa de ejecución de la unidad. Otra resolución judicial da la razón a Prefabricados Leo en su conflicto con el Ayuntamiento. Esta empresa resultó adjudicataria de un solar en El Prado para la construcción de una fábrica. La anterior Corporación trató de resolver el contrato porque no había llevado a cabo el proyecto, pero ahora los tribunales dan la razón a la compañía, que podrá seguir adelante con la actuación.

También se trató sobre una notificación del Tribunal de Cuentas, que se inhibe al no apreciar alcance contable en el contrato de aprovechamiento de los pastos de la finca Royanejos que fue adjudicado en noviembre de 2007. En este caso aún cabe recurso.

Además, la Junta de Gobierno respaldó el acuerdo alcanzado por la Delegación de Cultura con las asociaciones vecinales de la ciudad para la celebración de la Cabalgata de Reyes del próximo año. Según apuntó Molina, se adelantará el 50% de la subvención (11.900 euros de un total de 23.800) para las 17 carrozas participantes, a las que se sumarán 15 pasacalles, que, al igual que en anteriores ediciones, no contarán con ayuda municipal. El portavoz indicó que también se están realizando estudios para reducir un 20% el coste de la iluminación extraordinaria de Navidad.