Ilusión de bolsillo

El mago placentino Víctor Cerro crea una aplicación que permite hacer magia desde el teléfono

PILAR ARMEROPLASENCIA.
Cerro demuestra sus habilidades.  ::                             ANDY SOLÉ/
Cerro demuestra sus habilidades. :: ANDY SOLÉ

Víctor Cerro sabe más que de sobra, por sus espectáculos, que en cuestiones de magia a la gente le gusta mucho interactuar. Lo comprueba el ilusionista placentino cada vez que se sube a un escenario, se cuelga de una grúa o se sumerge entre cientos de cubitos de hielo y, por eso, se le ha ocurrido crear una aplicación que permita jugar con las ilusiones a través del teléfono móvil.

«La gran ventaja que tiene es que permite disfrutar de la magia en cualquier momento y en cualquier lugar», cuenta el autor de Magia Extrema, creada para Iphone y para el Ipad como una función gratuita.

Disponible desde el 15 de septiembre, el mago ya está pensando cómo ampliarla, con una segunda fase en la que se va a poder, incluso, actuar de forma casi milagrosa con el teléfono, haciendo cosas como que aparezca en la pantalla aquello en lo que uno está pensando.

La función, por el momento, ofrece una mezcla de juegos de ordenador, jeroglíficos, puzzles y números de ilusionismo, que se van renovando de forma ágil con el objetivo de que el público no se aburra. Se trata de un reto constante entre el teléfono y el usuario, al que se proponen todo tipo de desafíos mentales, de lógica e incluso de acción.

«Juega y experimenta con los desafíos en los que Víctor Cerro se juega la vida. Descubre sus secretos y presencia sus milagros, superando los desafíos que te propone», es la sugerente presentación que se muestra a través de la pantalla.

Además de ilusionismo, Magia Extrema es una herramienta con la que se puede ejercitar la mente. El nombre se ha elegido, según asegura Cerro, porque él es el único ilusionista de la Unión Europea que está especializado en esa disciplina.

Se puede descargar directamente desde el móvil o a través del blog del mago placentino, con un código QR.

Se trata del último reto que se ha propuesto el ilusionista extremeño, con la intención puesta en hacer un poco más mágico el día a día de todos aquellos amantes del ilusionismo.

No hay que esperar a que se programe alguna actuación. Basta con tocar la pantalla, para poder disponer de la magia de bolsillo que ha ideado.