Dos lámparas mineras iluminan el festival

CARLOS A. PINO
Dos lámparas mineras iluminan el festival

No defraudó el cartel de este año del XXVII Festival Flamenco de Don Benito y los artistas levantaron de sus asientos a las cerca de 1.200 personas que se acercaron al recinto Arena de 'Las Cumbres' para no perderse un día histórico para los amantes de esta música. Las dos únicas 'Lámpara Minera' que hay en el flamenco extremeño se subieron al escenario y dejaron lo mejor que tenían. Y no era para menos, ya que tanto Miguel de Tena como Celia Romero se han formado en la Peña Cultural Flamenca dombenitense y se sienten muy arraigados a esta localidad. Además son maestro y alumna.

La buena temperatura de la madrugada del viernes acompañó al festival y ayudó a que acudiese más gente que en 2010. La noche empezó con la actuación del cantaor amaliense Manuel Pajares, una joven promesa regional que estuvo acompañado al toque por Miguel Ángel Carrillo. Después llegó el turno del cordobés Julián Estrada, que tuvo en la guitarra a Jesús Zarrías.

A continuación llegó el momento del baile con la artista Lola Pérez, quien derrochó encima de las tablas mucha fuerza y energía con su cuadro flamenco, donde estaba Antonio Plantón 'El Gueñi' y el Niño Seve, 'Bordón Minero' en guitarra.

Después llegó uno de los momentos más esperados, la actuación de Celia Romero, que con tan solo 16 años consiguió hace pocas semanas la 'Lámpara Minera' en el festival de La Unión, en Murcia, uno de los más prestigiosos. Por 'tarantas', 'granainas' y 'alegrías de Cádiz' consiguió el aplauso del público dombenitense. Al terminar ofreció a todos los asistentes el premio de la 'Lámpara Minera'.

Y tras la actuación de la alumna llegó el turno del maestro, la otra 'Lámpara Minera' extremeña. Miguel de Tena volvió a encandilar al público con su voz única. El artista aprovechó que estaba en casa para presentar su último trabajo, 'A mi niño Miguel', dedicado a su hijo. En la guitarra estuvo Antonio Patrocinio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos