EL CONDÍO DE LOS MENDO

J. R. ALONSO DE LA TORRE

Los Mendo matan los martes y su clientela compra el condío. Los Mendo están en Arroyo de la Luz, abren tienda al lado de la carretera de Cáceres a Alcántara y el condío es la matanza o la chacina. He de reconocer que desconocía la palabra condío y su significado. En el diccionario de la RAE aparece condir con el significado de sazonar y en el diccionario etimológico de Corominas queda claro que condimentar deriva del verbo latino condire, que se empleaba para referirse al hecho de sazonar y aderezar alimentos. Y de condire, condío, o sea, lo sazonado y aderezado, es decir, la chacina. En los pueblos extremeños como Arroyo de la Luz, aún te puedes encontrar palabras sorpresa como esta, en desuso según los diccionarios, pero viva en tiendas como las de los Mendo, Fernando y José, colmados auténticos donde puedes comprar una longaniza, medio kilo de naranjas y un paquete de harina antes de tomarte una cerveza y sumarte a la tertulia. Los Mendo abren a las ocho y cierran cuando se tercie. Allí se sabe antes que en ningún otro sitio cada novedad del día o de la noche anterior y puede suceder que, mientras compras el condío, llegue el oficial de la notaría vecina y te pida el favor de actuar como testigo en un testamento: habías ido a por unas alubias y unas morcillas y acabas en medio de desconocidos que testan huertos o heredan tinaos. Los Mendo dan palique, animan el día y envían paquetes de condío a San Sebastián para que los arroyanos emigrados no se olviden de los sabores auténticos, de las palabras de verdad.

Fotos

Vídeos