Tres detenidos por tirar adoquines a los patos desde el Puente de Palmas

Un oficial de la Policía Local que se encontraba fuera de servicio ha sido clave en el arresto de los detenidos que fueron sorprendidos la noche del martes cuando se dedicaban a lanzar adoquines del Puente de Palmas a los patos y los gatos

E. F. V.BADAJOZ.
Zona donde han sido levantados los adoquines. ::                             J. V. ARNELAS/
Zona donde han sido levantados los adoquines. :: J. V. ARNELAS

Un oficial de la Policía Local que se encontraba fuera de servicio ha sido clave en el arresto de tres chicos menores de edad que fueron sorprendidos la noche del martes cuando se dedicaban a lanzar adoquines del Puente de Palmas a los patos y los gatos que habitan en el Guadiana y sus islas.

La actuación fue desarrollada a las 23.50 horas gracias a la intervención de este agente de paisano. Pasaba por la zona y vio a los chavales arrojando piedras, por lo que telefoneó rápidamente a la centralita del 092 y pidió apoyo.

Poco después eran detenidos los tres vándalos: tenían 15, 16 y 17 años y contra ellos han sido instruidas unas diligencias que serán penales o civiles dependiendo de la cuantía de los daños causados al puente. En cualquier caso, la infracción cometida se agrava por tratarse de un bien de interés cultural.

Desde la Policía Local se ha explicado que las familias de los menores serán consideradas responsables civiles subsidiarias de los hechos, por lo que deberán responder económicamente de los daños que ha provocado la acción cometida en el Puente de Palmas.

La Policía Local ha valorado las detenciones y espera que permitan acabar con los ataques que viene sufriendo el pavimento del puente desde hace años.

Hace pocas semanas, quienes caminan por la zona denunciaron el deterioro que estaba sufriendo esta histórica construcción. Se quejaban de la desaparición de las piedras y lamentaban que las autoridades no actuaran.

La Policía Local ha insistido en que los controles se llevan a cabo y esperan que estos arrestos sean ejemplarizantes sirvan para acabar con el problema.