Rincón de Ballesteros aprovechará sus dotaciones para atraer turistas

La pedanía, de solo 32 habitantes, ve aumentar sus visitas este verano gracias a la piscina que se ha hecho con fondos del Plan E en las antiguas escuelas

MANUEL M. NÚÑEZCÁCERES.
En plena Sierra de San Pedro, la nueva piscina es uno de los atractivos del visitante. Una encina da sombra a los bañistas, que aumentan los fines de semana. ::                             ALTAMIRANO/
En plena Sierra de San Pedro, la nueva piscina es uno de los atractivos del visitante. Una encina da sombra a los bañistas, que aumentan los fines de semana. :: ALTAMIRANO

Se inauguró hace un año y ya es uno de los grandes atractivos del pueblo. Rincón de Ballesteros, a 39 kilómetros de Cáceres, presume de lo que para tantas otras localidades de Extremadura parece de lo más normal, una piscina (dos en este caso) en la que rebajar los calores del verano y pasar la tarde con la familia o los amigos. Nada tendría de especial si no fuese porque se trata de una pedanía minúscula, de solo 132 vecinos, según el INE, y para la inmensa mayoría de los cacereños absolutamente desconocida a pesar de que, en realidad, es un barrio más de la ciudad.

Situado en plena Sierra de San Pedro, en medio del monte de La Perenguana, Rincón de Ballesteros se fundó en los 50 como pueblo de colonización. De hecho, «los colonos son los propietarios de las tierras de los alrededores y no es posible construir allí», recuerda el nuevo regidor, el popular Julián Rodríguez. A él le toca definir cómo se encara el futuro, con una población que ha perdido el 27 por ciento de sus habitantes en la última década.

Esa es la parte negativa. La positiva es que llega el momento de gestionar unos recursos que son exclusivos, con una fauna rica en especies protegidas y una joya natural como la sierra, zona de especial protección de aves que junto a las nuevas dotaciones permiten alimentar el sueño del turismo. El complejo deportivo de las piscinas parece un buen ejemplo. Se inauguró en 2010 por la anterior administración tras una inversión de 600.000 euros a través del Plan E. Ofrece unas instalaciones funcionales y modernas que se completan con zona de bar-restaurante y albergue. «Estamos notando que viene más gente al pueblo gracias a ellas. Es gente de fuera, familiares de algunos vecinos o residentes en otras poblaciones, pero también visitantes de Cáceres y de pueblos de alrededor como Carmonita, Cordobilla...», explica el alcalde pedáneo.

Julián Rodríguez cree que el renovado albergue supone una oportunidad. «Podemos explotar la caza mayor como fuente de ingresos y para ello tenemos que conseguir que esos cazadores que se quedan a dormir en Cáceres lo hagan en el pueblo. El albergue debe cumplir esa función y nos moveremos para ello», avanza.

El nuevo regidor ya se ha entrevistado con el concejal de Turismo, Jorge Suárez, para estudiar las posibilidades existentes. «Queremos traer a los niños de la capital, los de las escuelas deportivas o colegios, y hacer actividades en Rincón de Ballesteros, que conozcan el pueblo», señala.

De momento, las piscinas son un motivo más para atraer a quienes estén dispuestos a completar una jornada de asueto con un paseo por plena naturaleza, una comida casera y un baño. El proyecto, puesto en marcha por la empresa Mego, contempla una zona habilitada para 200 usuarios y 80 bañistas, con lo que ni siquiera aunque se pusiesen de acuerdo todos los residentes para acudir allí, aún se colocaría el cartel de 'completo'. «No sé quién dijo que era una mala idea esa inversión, al pueblo le está dando vida y está haciendo crecer las visitas», sugiere el alcalde.

Rincón de Ballesteros se empezó a quedar sin niños (los que hay acuden al colegio en Aldea del Cano) y el espacio de las viejas escuelas se transformó en complejo deportivo. Vestuarios, solario, cafetería, albergue, un sencillo edificio de corte modernista, una piscina de 25 metros de largo por 12 de ancho y otra circular de cinco para los más pequeños. Y en el centro, en el patio escolar, una encina para quienes prefieran la sombra. Nuevas dotaciones para los vecinos pero también para conquistar al turista. Medio Ambiente ya dio autorización al arreglo de senderos, al mirador en la ermita de la Perenguana y a la instalación de un parking para caravanas. «Lo vamos a mirar con detalle. Hay mucho por hacer», resume el alcalde. De momento, Rincón de Ballesteros comienza a dejar de ser el gran desconocido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos