«La seguridad de nuestros alimentos está garantizada»

Bióloga de formación, lleva toda su vida profesional trabajando en el sector agroalimentario regionalCarmen González Ramos Directora general de Ctaex

ARACELY R. ROBUSTILLO ARROBUSTILLO@HOY.ESBADAJOZ.
La nueva directora general, Carmen González Ramos, a las puertas de Ctaex . ::                             CASIMIRO/
La nueva directora general, Carmen González Ramos, a las puertas de Ctaex . :: CASIMIRO

Internacionalizar los productos extremeños y fomentar en el sector agroalimentario la cooperación de las entidades de I+D+i con las del resto de España y del mundo. Son algunos de los horizontes que se ha puesto como objetivo la nueva directora general del Centro Tecnológico Nacional Agroalimentario 'Extremadura' (Ctaex), Carmen González Ramos.

Bióloga de formación, la trayectoria profesional de esta extremeña de adopción ha estado siempre ligada al mundo de los alimentos y a su potencial en el campo de la investigación. Ahora tiene la posibilidad y la responsabilidad de dirigir el único centro privado en la región dedicado a innovar y experimentar en este campo. Y lo hace por méritos propios.

-Lleva diez años trabajando en Cetaex, ¿eso le da ventaja a la hora de dirigirlo?

-Sí, quizás, porque conozco el centro desde dentro, su funcionamiento y su potencial. Aunque supongo que nunca se está lo suficientemente preparado para hacer frente a una gestión integral. Pero por supuesto que yo tengo la mejor disposición y muchas ganas de trabajar para poder afrontar muchos retos.

-Su carrera está muy ligada al sector agroalimentario, ¿explota Extremadura su potencial de manera eficiente en este campo?

-Se están haciendo cada vez más cosas y hay más empresas innovadoras en el sector que están potenciando e impulsando nuevos proyectos y productos. Es cierto que en Extremadura, tradicionalmente siempre ha habido unas materias primas excelentes pero casi siempre se vendían para que fuesen otros los que las transformasen. Hay que impulsar que eso se haga aquí para que el valor añadido se quede en casa. Porque de esa forma tendríamos productos finales y podríamos exportarlos a otros países. Ese sería el verdadero futuro de las empresas agroalimentarias extremeñas.

-La investigación en su sector está mayoritariamente en manos del sector público (a excepción de Ctaex) en la región, ¿le parece bien?

-Bueno, es otra opción. Nosotros somos una asociación empresarial de carácter privado en cuyos órganos de gestión están representados los intereses de las empresas agroalimentarias de la región. Nuestra función es precisamente dar ese servicio de mejorar la competitividad de las empresas mediante la innovación. Considero que nosotros somos más rápidos porque nos autogestionamos, esa puede ser nuestra ventaja con respecto al sector público.

-¿Cuál es la mayor aportación de Ctaex a la comunidad extremeña en su opinión?

-Hemos fomentado entre las empresas del sector la innovación y eso ha ido calando. Hemos conseguido que muchas de ellas, de una forma sencilla, busquen financiación y pongan en práctica iniciativas muy interesantes. Tienen nuevos proyectos y productos que están marcando la actualidad del mercado.

-Ha dicho que uno de sus retos como directora es la internacionalización, ¿cómo?

-Entendemos que es importante trabajar con empresas regionales y nacionales. Creemos que para todas ellas sería interesante internacionalizarse porque hay un mercado exterior lleno de posibilidades. Intentamos hacerles ver que integrarse en él y relacionarse con empresas de fuera es posible.

-¿Tienen buen posicionamiento los productos extremeños en mercado exterior?

-Cada vez más. Nosotros hemos contribuido, por ejemplo, a que un producto con denominación de origen como es el queso de la Serena haya alargado su vida útil a través de la aplicación de varias tecnologías. Ahora es posible exportarlos a otros países de una forma segura y manteniendo una calidad excepcional. Extremadura exporta también estupendos vinos, aceite y frutas y hortalizas. Yo creo que hay que seguir en esta línea, aumentar las exportaciones y hacerlo con una calidad diferenciada. Para ello hay que apoyarse en Europa, para obtener una financiación para desarrollar este tipo de actividades y poder conocer esos otros mercados.

-¿Se puede decir que nuestros productos han 'despegado' ya tanto en Europa como en el mundo?

-Lo cierto es que sí. Hay muchos sectores que llevan años haciéndose un hueco en Europa y la política regional ha ido encaminada a fomentarlo. Se está consiguiendo avanzar mucho en este sentido.

-¿De qué logro se siente especialmente orgullosa?

-Pues de algo reciente: hemos organizado cooperación entre varias empresas que tienen intereses distintos pero que se han unido para incrementar su capacidad investigadora. Eso ha contribuido a fomentar la competitividad de varios sectores: el de la aceite de oliva, el de las plantas medicinales, el del vino. En todos ellos ha habido proyectos compartidos en los que de forma colectiva se ha conseguido mucho más de lo que habría logrado de forma individual. Estamos, por tanto, trabajando en la consolidación de esos consorcios y el desarrollo de sus actividades tecnológicas.

-También participan en iniciativas menos conocidas como la lucha contra la malaria.

-Se trata de una iniciativa muy interesante: incentivar el cultivo de una especie que se llama Artemisia annua, que tiene su origen en otras latitudes. La hemos adaptado a este clima y hemos desarrollado un proceso para extraer el principio activo, que es el que cura la malaria. Hemos desarrollado, además, todas las aplicaciones posteriores.

-La seguridad alimentaria ha sido cuestionada tras la crisis de los pepinos y el E-Coli, ¿hasta qué punto podemos estar tranquilos?

-Para empezar, considero que es un tema que ha estado muy mal gestionado. La alarma social que se ha creado ha sido totalmente injustificada y se ha perjudicado a un sector, sin motivo. La seguridad alimentaria está garantizada, no solo a nivel regional, sino a nivel nacional y europeo. Hay una legislación muy exigente y las empresas que exportan tienen que someterse a ella. Nuestras empresas extremeñas cumplen con todos los requisitos de seguridad alimentaria, que está garantizada. La trazabilidad está tan controlada que es muy difícil que se produzca un error.