«SI PROGRAMARA LO QUE ME GUSTA HABRÍAMOS QUEBRADO»

Berlusconi le envió a España en el año 1998 para liderar la televisión más rentable de EuropaPaolo Vasile Consejero delegado de Telecinco

1. Vasile con Pedro Piqueras, director de informativos de Tele 5; Juan Pedro Valentín, responsable de las Noticias de Cuatro; y Chema Bautista, director general de Atlas.                        2. Telecinco produjo 'Ágora', de Alejandro Amenábar.                        3 y 4. Con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición, Mariano Rajoy./
1. Vasile con Pedro Piqueras, director de informativos de Tele 5; Juan Pedro Valentín, responsable de las Noticias de Cuatro; y Chema Bautista, director general de Atlas. 2. Telecinco produjo 'Ágora', de Alejandro Amenábar. 3 y 4. Con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y el líder de la oposición, Mariano Rajoy.

Paolo Vasile (Roma, 1953) tiene dos horas en su agenda. A las 8.06 de la mañana recibe todos los días las cifras de audiencia que ahora reposan en la mesa de su despacho; a las 19.30 del viernes coge el avión que le devuelve a Roma cada fin de semana para estar con su mujer y sus tres hijos. No hace televisión «para la gloria, sino para el éxito». Y a sus ejecutivos más cercanos les exige la misma entrega. Cuentan que hace poco se apuntó con sus «gladiadores» al gimnasio. Como coincidió con un descenso de audiencia, estableció que mejor comer ensaladas.

- ¿A la televisión le vienen bien las épocas de crisis?

- Cumple más que nunca su función social: hacer compañía. No creo en la televisión formativa, que se corresponde a un Estado ético. La televisión es la manera más afectuosa por parte del comunicador y más barata por parte del receptor de hacer compañía. No es casualidad que las curvas de audiencia no desaparezcan a lo largo del día de mi mesa, es la manera que tiene el público de comunicarse con nosotros. En época de crisis se ve más televisión que nunca, pero a nosotros nos resulta menos rentable. Mire, el consumo en mayo ha batido récords: 240 minutos. Y sigue creciendo.

- ¿Es bueno que alguien esté cuatro horas al día frente al televisor?

- Para quien no tiene otras opciones, ¿es bueno o malo? Mire, yo no me muevo de aquí. Entro a las nueve y media y no sé cuándo saldré. Mi única gimnasia es ir al baño. Hoy he ido a cortarme el pelo al Corte Inglés y he comido una hamburguesa. Y he gastado 30 euros que me habría ahorrado si no hubiera salido. Quiero decirle, ¿es bueno o malo pasar trece horas aquí? Además, uno puede ver la televisión y hacer otras cosas. Como navegar por Internet, que no nos ha matado como profetizaban algunos, sino que se alimenta de nosotros. El día que tenga unos familiares enfermos sin salir de casa que vean la televisión me cuenta.

- ¿Qué está ocurriendo en estos tiempos revueltos de fusiones y disputas en el sector?

- Hemos pasado de discutir en comidas a hacerlo en los tribunales. Yo llegué a España el 1 de septiembre de 1998. Me encontré una situación fuertemente competitiva, pero esta lucha a muerte de ahora... Todos mis rivales son mis amigos, unos caballeros: Pío Cabanillas, Luis Fernández... Tomándole la palabra a Belén Esteban, nosotros, por nuestra cadena, matamos. Pero respetando al adversario. En 2005 entraron los nuevos ricos, los supuestamente amigos de los políticos. Y ha cambiado todo.

- ¿A usted le parece bien emitir Canal Gran Hermano donde antes estaba CNN Plus? El presidente de los periodistas madrileños, Fernando González Urbaneja, casi abogó por su destierro.

- Curioso que un periodista no se informe antes de hablar. Nos atacó porque habíamos puesto a la Carbonero detrás de la portería en el Mundial. Y hasta los de la limpieza saben que el sitio de los periodistas en el campo lo decide la UEFA. Nosotros no cerramos CNN Plus, lo hizo Prisa, y tuvimos que emitir algo en esa frecuencia en el último momento. No creo en la ignorancia, así que quizás obedezca a una estrategia que Urbaneja se equivoque tantas veces. No creo que lo diga porque su hijo trabaje en La Sexta.

- ¿Entiende que provoque fascinación ver a un grupo de vagos encerrados en la casa de GH?

- Esta pregunta tendría que habérmela hecho en 2000, antes de la primera edición de GH. ¿Quién soy yo o Urbaneja para decir que en todo el mundo donde se ven 'realities' se equivocan? Soy humilde, no soy árbitro de nada. Si yo programara lo que a mí me gusta, Telecinco habría quebrado.

- Una página satírica de Internet tituló: 'Tele 5 emite por error ocho segundos de un documental'.

- Ya. Emitir lo que a uno le gusta está prohibido por contrato. También vale para los abogados, que deben defender a un culpable. Los profesionales de la televisión no trabajamos por nuestro ego. No conozco a nadie ¡ que proponga algo porque le gusta. Y si lo hacen, nunca va bien.

El 'efecto heladería'

- La TDT no se ha traducido en la oferta que esperábamos.

- Es el 'efecto heladería'. Tienes cuarenta sabores. Después de probar los más raros acabarás volviendo al chocolate. Contrariamente a lo que piensa un señor que se ha metido conmigo (Fernando Trueba), no existe la telebasura, existe la tele que la gente ve y la que no ve. Ese señor que hace cine argumentaba que existía la tele que se hace y la que no se hace. ¿No existe La 2, que hace el 2% de audiencia, por eso se llama así? Hay mil canales con mil programas.

- ¿Pero cree que debe existir La 2?

- Absolutamente. La televisión generalista es comercial, su virtud es vender publicidad. Y a la gente le gusta porque damos lo que quieren. Eso debe completarse con una oferta minoritaria. Decir lo contrario es insultar al público, sentirse superior al pueblo. Mire, mire... La 2, 'Grandes documentales: El superfelino de Kalahari': 74.000 personas. La pública no debería meterse en competición para comprar eventos y películas americanas; usted, ciudadano, tiene que pagar para ver la Champions cuando yo se la doy gratis.

- Que TVE no tenga publicidad les ha beneficiado a usted y a Antena 3.

- Le digo más. Si el Gobierno no hubiera tenido esa valiente iniciativa, las televisiones pequeñas ya habrían cerrado y nosotros estaríamos en una situación tremenda. Entraron muchos operadores en el sector pero no aumentó la tarta publicitaria. Mire la Fórmula 1 que han comprado estos novatos (La Sexta, que se la ha arrebatado a Telecinco al pujar más). Se han hecho daño a sí mismos pagando lo que han pagado y además han hecho daño al resto del sector.

- ¿Con un Gobierno del PP cambiará el mapa de las televisiones?

- Tengo en mi carné a un presidente de Gobierno que dijo que si me encontraba me atropellaba con el coche, y a otros dos con los que mantengo una relación de respeto y simpatía. El Partido Socialista nos hizo mucho daño en la primera legislatura y en la segunda intentó arreglarlo. Los políticos se quejan cuando se habla mal de ellos. Nuestra televisión es agresiva, independiente, solo queremos quedar bien con el público. Además, en política, como en el fútbol, hay que esperar al pitido final.

- Como amigo y empleado de Silvio Berlusconi, ¿le da rabia que siempre aparezca en los medios españoles relacionado con 'velinas' y 'bunga-bungas'?

- Los medios españoles solo reflejan lo que hacen los italianos. Italia es un país maravilloso y no se merece que los medios la traten así. No hay que ocultar los vicios, pero tampoco ostentarlos. En cuanto a Berlusconi, resulta que ahora hemos decidido convertir los pecados en delitos. Y cuando el pecado viene tachado de delito llega la absolución, pero, mientras, se produce la condena social. Un mecanismo perverso del que se abusa en mi país, donde se han inventado el concepto de infierno.