El Movimiento 15M deja su huella en las urnas

Los votos nulos y en blanco crecen un 37% en España, y en Madrid y Valencia casi se duplican respecto a hace cuatro años

ALFONSO TORICESMADRID.

El llamamiento de varios de los portavoces del Movimiento 15M a castigar a los partidos mediante el voto nulo o el sufragio en blanco no cayó en saco roto y parece que caló en una franja considerable del electorado de todas las comunidades autónomas.

A la vista de los resultados de las elecciones municipales, y descontada la distorsión que produce el aumento del censo en 2011, fueron casi 257.000 ciudadanos más que hace cuatro años los que optaron en todo el país por apuntarse a este voto de castigo a todas las fuerzas políticas. Este resultado supone un incremento medio del 37% en la cifra de voto desencantado en toda España, resultante de una subida del 45,3% del voto nulo y un crecimiento del 32,3% del voto en blanco.

Casi un millón de rebeldes

Los resultados del domingo constatan que los votos nulos y en blanco representan un 4,24% de todos las papeletas contabilizadas, 973.518 en número absolutos. Las cifras convierten a este comportamiento de protesta electoral en la cuarta opción política, detrás de PP, que obtuvo el 37,5% de los votos válidos, el PSOE, con el 27,8%, e IU, con el 6,3%, y por delante de CiU, 3,45%, y UPyD, 2%.

Si las cifras del voto de castigo en todo el país son de por sí llamativas, donde alcanzan sus mayores cotas de éxito las proclamas del Movimiento 15M es en las comunidades autónomas de Valencia y Madrid y, en menor medida, en Cataluña. En el territorio en el que el popular Francisco Camps revalidó el domingo y aumentó su mayoría absoluta pese a estar imputado en la trama 'Gürtel', los votos nulos y blancos registrados ese día duplicaron con creces a los de hace cuatro años, con un aumento del 105,5%. Hasta 51.500 ciudadanos más que en 2007 optaron en la Comunidad Valenciana por votar en blanco o nulo. En total, el voto nulo en las tres provincias levantinas aumentó con respecto a hace cuatro años en un 143% y ganó 21.600 defensores más, y el sufragio en blanco creció casi un 90%, con cerca de 30.000 incorporaciones.

En Madrid, la comunidad donde tiene la sede el corazón del movimiento con su gran campamento en la Puerta del Sol, la influencia electoral de los 'indignados' también fue llamativa. Los resultados de las autonómicas arrojan un crecimiento del 86,8% en este tipo de voto de castigo, con casi 56.000 electores más que hace cuatro años. En la comunidad que una legislatura más gobernará con mayoría absoluta Esperanza Aguirre, llama la atención el aumento sufrido por el voto de protesta más radical, el nulo, que el domingo casi se cuadruplicó con respecto a 2007, creció un 273%, y sumó 36.729 nuevos partidarios.

En Cataluña, el incremento del voto nulo también fue significativo, ya que triplicó el resultado registrado en 2007. La suma de sufragios nulos y blancos creció en esta región en otros 50.000 partidarios respecto a las anteriores elecciones municipales.

Entre las tres comunidades autónomas con más sufragios de castigo suman casi 160.000 nuevos votos nulos y en blanco, bastante más de la mitad de todos los atribuibles a la estrategia del 15M en todo el resto de España.