La Asociación de Guardias Civiles cree que hay agentes que luchan por ser los que más multan

AUGC denuncia que desde comienzos de año se ha castigado a los guardias que menos sancionan quitándoles 300 euros mensuales de productividad

Un agente de la Guardia Civil da el alto a un vehículo en un control de carretera. ::                             HOY/
Un agente de la Guardia Civil da el alto a un vehículo en un control de carretera. :: HOY

¿Cuántas multas debe formular un motorista de la Guardia Civil para ser productivo? Ésa es la pregunta que se hace desde comienzos de año la Asociación Unificada de Guardias Civiles de Badajoz (AUGC), cuyos responsables aseguran que en los primeros meses de este año se ha quitado el complemento de productividad a seis agentes por multar poco.

Desde la asociación se confirma que uno de esos guardias había impuesto 10 denuncias durante los últimos seis meses (1,6 multas al mes), cifra que alcanzó trabajando una media de 20 jornadas de 8 horas al mes. Por tanto, esas 10 denuncias se corresponden con unas 960 horas de trabajo.

Aunque nadie lo reconoce de forma oficial, tanto la bajada en el número de multas impuestas como el 'castigo' a los guardias civiles que menos multan están provocados por la huelga de bolígrafos caídos a la que se sumaron el pasado año muchos agentes de tráfico.

El resultado de esa medida de presión queda patente en el número de multas formuladas por los componentes del subsector de Tráfico de Badajoz: de las 40.493 que impusieron en 2009, pasaron a las 31.030 del año pasado (un 24% menos), cifra que también está alejada de las 37.287 registradas en 2008.

Para los responsables de la AUGC en Badajoz, la medida adoptada contra estos seis guardias es «claramente injusta», puesto que no tiene en cuenta su aportación en aspectos tan importantes como el auxilio prestado en accidentes de tráfico o el esfuerzo realizado en otras facetas de su trabajo. «Se supone que en el baremo que se utiliza para medir la productividad entran la labor de auxilio, los accidentes atendidos, las diligencias que instruyen... Sin embargo, la realidad es que el 80% de la valoración se basa en el número de denuncias hechas».

Hasta ahora, todos los guardias de tráfico propuestos para no recibir el complemento de productividad trabajan en el destacamento de Zafra: primero se aplicó a dos; al mes siguiente, a otros dos; y recientemente se ha tomado esta medida con dos guardias más, uno de los cuales repite por segunda vez.

Aunque la Guardia Civil no ha realizado declaraciones sobre este asunto, algunas fuentes consultadas por HOY aseguran que la retirada de la productividad sólo se realiza en casos extremos. «No es lógico que un agente de tráfico esté un mes tras otro sin denunciar: o falta capacidad o faltan ganas. Pero algún problema debe existir».

La propia AUGC reconoce que lo habitual es que un guardia de tráfico imponga, como mínimo, entre 15 y 20 denuncias mensuales, un número que los mandos consideran aceptable si se tiene en cuenta que cada agente realiza 20 jornadas de 8 horas. «Hay algunos que superan las 100 denuncias al mes», añaden otras fuentes.

La asociación de guardias cree que el origen de esta diferencia está en la disputa que existe. «Hay un grupo de compañeros que salen a la carretera con tranquilidad y van denunciando lo que van viendo. También hay agentes que salen a denunciar todo lo que ven porque están apegados al mando para alcanzar un destino o un puesto de libre designación. Y hay un tercer grupo más rebelde que no quiere saber de números mínimos y pone pocas denuncias».

Como ejemplo de quienes «multan a diestro y siniestro», la AUGC asegura que hace pocos días hubo un equipo de guardias que colocó el radar de velocidad en un tramo de la carretera de Montijo que estaba limitado a 30 km/h debido a una obra. «No sé si será por no quedar los últimos, que puede, pero es demasiado. Si hay peligro para los operarios que hacen la obra, se debe hacer un control así, pero está claro que ahí te hinchas a multas».

Desde la AUGC se pide a los guardias «que sigan siendo profesionales, que no se dejen llevar por esta carrera por poner multas». «Y si a alguno le quitan la productividad, que no se preocupe, que entre todos los compañeros se les compensará ese dinero».

De momento, en el Destacamento de Tráfico de Zafra se ha creado una caja de resistencia a la que están contribuyendo agentes de diferentes empleos y escalas con el fin de compensar la pérdida de productividad a los guardias que han perdido esos 300 euros mensuales en productividad.