4.000 médicos del SES están convocados el viernes a la huelga

El Simex la plantea en solitario por los acuerdos firmados hace cuatro años que todavía no se han cumplido

J. L. AROCAMÉRIDA.
Dos médicos de primaria en un centro de salud de Mérida. ::                             BRÍGIDO/
Dos médicos de primaria en un centro de salud de Mérida. :: BRÍGIDO

La situación es casi la misma que hace exactamente cuatro años. A dos meses de las elecciones autonómicas el Sindicato Médico de Extremadura (Simex) convoca huelga, en aquella ocasión un acuerdo con la Junta la evitó pero en esta ocasión parece que no va a ser así.

El paro será el próximo viernes de ocho de la mañana a tres de la tarde, pero si las cosas no se arreglan los galenos ya anuncian otro para abril.

Los motivos son el incumplimiento de seis de los siete puntos que firmaron hace cuatro años ambas partes (médicos y enfermeros con el Servicio Extremeño de Salud, SES), un documento que evitó que se llevara a cabo la huelga en marzo de 2007.

En esta ocasión el sindicato de los médicos actúa en solitario después de que a finales del año pasado rompiera su alianza con el de enfermería (Satse). La iniciativa de parar el viernes próximo tampoco cuenta con el apoyo del resto de formaciones que se sientan en la Mesa de Sanidad: CSI-CSIF, CC OO, UGT y SAE (auxiliares).

Esta tarde el SES ha convocado en Mérida a los dirigentes del Simex para negociar los servicios mínimos. «No sabemos si nos propondrán alguna solución», afirma Mercedes Padilla, presidenta del sector de atención primaria (centros de salud y consultorios). La idea del sindicato es que el viernes haya los mismos servicios que un domingo.

Hace cuatro años los facultativos convocaron para el 19 de marzo una huelga. «Tuvimos la delicadeza de no publicitarla», recuerda José Vilella, secretario regional del Simex. Siete días antes se firmó un documento, y desconvocaron el paro. «Pero sólo se cumplió uno de los acuerdos», recuerda la representante sindical. Pagar complemento específico a los compañeros que tenían consulta privada.

Hay otros puntos que vienen de antes, de 2006, y algunos proceden de 2002, del antiguo Insalud.

Ocho reclamaciones

Las reivindicaciones principales ahora son ocho: regulación de la jornada laboral, acordar el plus de productividad variable, revisar el importe de los complementos de atención continuada y turnos, derecho a libranza postguardia en primaria, exención de guardia a los mayores de 55 años, garantizar las sustituciones y el pago de las acumulaciones de trabajo, reubicar plazas y no suprimirlas, y recuperación del poder adquisitivo.

«No hay nada que negociar, está todo negociado y firmado en la mesa sectorial de sanidad», rechaza el secretario regional del Simex. Hace un año hubo otro conato de huelga, se produjeron reuniones pero tampoco llegó la solución.

José Ignacio Vilella es sabedor de la situación económica general y junto a sus compañeros está dispuesto a que se retrase el pago de lo acordado. «Pero no vamos a permitir a renunciar y que nos quiten más dinero». «Es como una hipoteca que si no se pude pagar hay que renegociar la forma o el cómo».

El SES esgrime la Ley de Medidas Urgentes y Complementarias para Reducción del Déficit Público, que suspende las medidas de carácter económico de todos los acuerdos y pactos sindicales en vigor, y el acuerdo de Consejo de Gobierno de 18 de junio de 2010 que canceló la cláusula de revisión salarial acordada en el pacto de 2 de febrero de 2007.

Con respecto al descanso tras jornada de 24 horas de trabajo u otras, el SES ya ha presentado propuestas «que están pendientes de debatir en mesa sectorial», y sobre la exención de guardias a mayores de 55 años hay una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura referente a este acuerdo del año 1997, a pesar de la cual «se han dado instrucciones para seguir manteniendo la situación previa mientras se negocia otro acuerdo».

De otras reivindicaciones el Servicio de Salud expone dos datos: que se han creado más de 1.000 plazas de médicos con incrementos de salario anuales por encima del IPC y que no está en la planificación la amortización de plazas de médico.