El SES asegura que no va a suprimir ninguna plaza de médico rural

La consejera de Sanidad anuncia que lo que habrá es una redistribución de recursos para llevarlos a donde más se necesita

J. L. AROCAMÉRIDA.
Público contento por la aprobación de la Ley de Igualdad y contra la Violencia de Género. ::                             BRÍGIDO/
Público contento por la aprobación de la Ley de Igualdad y contra la Violencia de Género. :: BRÍGIDO

María Jesús Mejuto, consejera de Sanidad y Dependencia, desmintió ayer que se vayan a suprimir plazas de médicos de familia con motivo del próximo concurso de traslado, aunque sí puede haber traslados de unas poblaciones a otras para llevar los recursos «de donde más hay, adonde más se necesitan».

Así respondió en el pleno de la Asamblea de Extremadura a una pregunta que sobre la política de personal en el Servicio de Salud (SES) le hizo la portavoz del Grupo Popular, Teresa Angulo.

Según informaciones que han llegado a Angulo, el SES prepara una reestructuración que pone en peligro la atención médica en 29 poblaciones, afectadas porque en el concurso de traslado van a quedar vacantes 33 plazas. El Sindicato Médico (Simex) prevé el traslado de algunas pero la desaparición total de la mitad de las vacantes.

Para la consejera Mejuto la denuncia de la diputada popular es una interpretación «maquiavélica y malintencionada de una información privilegiada» que ha facilitado el SES, y en la queja sólo hay un motivo electoral.

«No se amortizan plazas, si algo no tolero es la mentira, y no todo lo que usted dice es cierto. Lo que sí habrá es una redistribución de recursos para llevar de donde más hay adonde más se necesitan».

Ceciliano Franco, director gerente del SES, abundó fuera del pleno en que no existe ningún plan de reestructuración, y que todos los puestos que queden vacantes tras el concurso de traslado serán cubiertos por interinos. «No está en nuestra mente, ni planificado, amortizar plazas en los próximos años».

Las 33 vacantes previstas en el concurso no se cubrirán con médico propietario porque «son localidades de muy escasa población, la hay de cuatrocientos habitantes, o la que más dos mil pero tiene asignadas tres plazas de médico», argumenta Franco. Están produciéndose continuamente movimientos demográficos «y algún día habrá que tomar decisiones pero no ahora».

Un ejemplo es Torremocha, «que llegó a tener dos mil habitantes», hay dos médicos, pero el padrón ha bajado a setecientas personas y sigue con dos facultativos, «mientras en la ciudad de Cáceres hay compañeros con más de mil seiscientas cartillas». O Granja de Torrehermosa, con tres médicos para 2.900 habitantes «mientras hay cerca pueblos que están colapsados, o en la ciudad de Badajoz zonas de nueva creación que les pasa lo mismo; tenemos que hacer un esfuerzo de responsabilidad y sensatez».

Ceciliano Franco ve en la queja del Simex, y en la petición de explicaciones que ha hecho la diputada del PP Teresa Angulo «una clave política, estamos cerca de las elecciones y el Simex y el PP hablan por la misma boca».

Nuevas leyes

Por otro lado el pleno de la Asamblea, último de esta legislatura, aprobó la creación de una Oficina de Control Presupuestario, que asesorará a los diputados en la materia, y designó a a Eduardo Fernández León, Julio Yuste González y Adolfo Díaz-Ambrona Bardají como vocales del Consejo Social de la Universidad de Extremadura.

Los diputados aprobaron por unanimidad la Ley de Subvenciones, para dotarlas de mayor transparencia (habrá un portal en Internet donde se publicarán), y la de Salud Pública; con el voto en contra del PP y a favor del PSOE se aprobó también la de Igualdad entre Hombres y Mujeres y contra la Violencia de Género.

Por acuerdo de ambos grupos recibió también visto bueno la participación en el programa internacional de evaluación de alumnos PISA, siempre que haya dinero suficiente para pagarla y una vez haya entrado en vigor la Ley de Educación.