Buitres electrocutados

Ecologistas en Acción constata en un recorrido por la buitrera de la Ganchosa la muerte de dieciséis ejemplares

RAFAEL MOLINA RAFAEL MOLINAMONESTERIO.
Cadáver de un buitre leonado junto a una torre del tendido eléctrico.  ::                             CEDIDA/
Cadáver de un buitre leonado junto a una torre del tendido eléctrico. :: CEDIDA

Ecologistas en Acción ha denunciado públicamente la muerte continuada de aves amenazadas, por colisión y electrocución, en las instalaciones eléctricas de la buitrera de la Ganchosa, próxima a la subestación eléctrica del embalse del Pintado, que limita geográficamente con las localidades andaluzas de El Real de la Jara, Guadalcanal y Cazalla de la Sierra, y las extremeñas, de Fuente del Arco y Monesterio.

En un comunicado, la asociación conservacionista explica, que un grupo de seis personas de Ecologistas en Acción visitaban las proximidades de la buitrera, con la intención de inspeccionar los tendidos eléctricos de una de las laderas que bajan hacia la subestación eléctrica, constatando «en un recorrido de aproximadamente tres horas, la muerte de 15 ejemplares de buitre leonado y de una cogujada montesina». Durante su recorrido, los socios de este colectivo pudieron verificar «la muerte reciente de ocho buitres, dos de los cuales estaban intactos, y otros seis devorados por mamíferos, en los últimos 2 a 7 días». El resto de los buitres se encontraban devorados y secos. En la inspección también se pudo recoger debajo de un tendido «una pluma de águila imperial».

Esta asociación, que viene visitando la zona desde hace más de dos décadas, habría verificado la muerte de buitres, cigüeñas negras y otras especies en los tendidos eléctricos de la zona, considerando el enclave como un auténtico punto negro. Así, «desde el año 1999 hasta hoy se han contabilizado a través de las notas y apuntes de campo de los ecologistas, 250 buitres y otras especies amenazadas, encontradas sin vida». Según explican en alguna ocasión, incluso han llegado a encontrar «un buitre negro electrocutado y una cigüeña negra, colisionada».

El colectivo conservacionista reclama para este enclave a las compañías eléctricas, así como a la Delegación de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, «que todas las líneas eléctricas aéreas que existen en el área de aproximación y nidificación de la buitrera, sean urgentemente eliminadas o soterradas».

Finalmente, Ecologistas en Acción explica que la buitrera de la Ganchosa se encuentra dentro de un Espacio Natural Protegido, que además cuenta con el amparo de zona ZEPA, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, incluida como área prioritaria para la corrección de tendidos eléctricos. En la zona, según este colectivo, vuelan especies muy amenazadas como son el águila imperial, el águila real, el águila perdicera, el alimoche, o la cigüeña negra.