Futbolista en paro busca equipo

Futbolistas sin trabajo se concentran durante dos semanas para encontrar ofertas para jugar El 'Sesiones AFE' supone para 22 jugadores la esperanza de volver a formar parte de un club

I. BARCIA
Con toda la ilusión. De izquierda a derecha Israel Losa, Jorge Azkoitia, Asier Garitano, Iván Romero, Fali y                         Xabi Pascual. ::                             FOTOS ALEX DOMÍNGUEZ/
Con toda la ilusión. De izquierda a derecha Israel Losa, Jorge Azkoitia, Asier Garitano, Iván Romero, Fali y Xabi Pascual. :: FOTOS ALEX DOMÍNGUEZ

E l deporte, y en concreto en fútbol, no escapa a la situación de crisis que vive el país. Apuros para llegar a fin de mes, más de cuatro millones de parados en España... También los futbolistas sufren los rigores de la economía. Los clubes se han ajustado el cinturón y al cierre del mercado de verano, un centenar de jugadores se quedaron sin equipo, abocados a entrenar por su cuenta para mantener la forma a la espera de un futuro mejor.

Los protagonistas de esta historia, por unas causas o por otras, han vivido esta situación de angustia, de tensión a la espera de una llamada que supusiera una oferta para volver a jugar. Aunque el nuevo año les ha servido para tener un motivo de esperanza. De la mano de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), 22 deportistas se han enrolado en una experiencia pionera en el país. Forman parte del grupo que se denomina Sesiones AFE, una selección de futbolistas en paro que durante dos semanas (del 13 al 26 de enero), están concentrados en el Albir Garden Center, en la localidad alicantina de L'Alfaz del Pi, para entrenar y disputar partidos amistosos y que puedan convencer a los ojeadores e intermediaros que se dan cita en las gradas de que tienen un puesto en un equipo. Una oferta de trabajo sería el premio para estos profesionales que acumulan, la mayoría de ellos, una importante experiencia en Segunda y Segunda B.

HOY ha hablado con cuatro futbolistas -Rafael Brieva 'Fali', Israel Losa, Xabi Pascual e Iván Romero-, así como el entrenador del grupo, Asier Garitano, para que expliquen cómo han llegado hasta el Albir, y narren su experiencia de estos días, que todos ellos coinciden en calificar de «muy positiva». Porque, como reconocen, en estas dos semanas «volvemos a sentirnos futbolistas».

Rafael Brieva 'Fali'

A Rafael Brieva 'Fali', formado en la cantera del Sevilla, dos operaciones de rodilla casi consecutivas le arruinaron la temporada en el Eibar, y no sólo eso, sino que le impidieron estar en condiciones de encontrar club para la presente campaña. «Terminé contrato y no me renovaron por el tema de mi rodilla. El hecho es que me seguía molestando, así que en esas condiciones, era imposible fichar por un equipo. No era ni ético ni beneficioso, porque no pasaría un reconocimiento médico». Así que este delantero de casi dos metros afrontó la rehabilitación en solitario, hasta que una vez recuperado, se enteró de la iniciativa que planteaba la AFE para jugadores en paro. Así que tramitó la solicitud y a su llegada, las dudas que pudiera tener sobre el funcionamiento o no de la experiencia quedaron disipadas. «Está siendo espectacular. Me he encontrado una gran gente, y el trato que nos están dando es excepcional. Y a todo esto hay que añadir las ganas que tenemos cada uno de aportar y de ayudarnos, porque eso va en beneficio de todos. Que al segundo día de conocernos juguemos y ganemos 2-0 al Werder Bremen dice mucho de la ilusión que tenemos porque esto salga bien», explica el delantero andaluz.

Dentro de esta experiencia donde cada jugador trata de demostrar el futbolista que lleva dentro en esos 15 días de prueba, Fali destierra la posibilidad de que prime el individualismo en los partidos amistosos que afrontan el grupo de Sesiones AFE. «Somos muy solidarios. No se dan individualidades, porque al final tienes mentalidad de futbolista, y piensas en el colectivo. Y si el grupo funciona, mejor para todos. La verdad es que estamos funcionando como un equipo y demostrando calidad, yo creo que podríamos estar en la mitad de la tabla en Segunda, por lo menos».

Mientras ellos afrontan los amistosos, en la grada del centro deportivo de L'Alfaz del Pi se da cita un 'público' muy especial. Ojeadores de clubes de toda España, intermediarios... Todos atentos a las evoluciones de cada futbolista. En el aire, la esperanza de que el nombre de cada uno acabe en la agenda de un club, el gran objetivo que persigue esta iniciativa de la AFE. «Hay ya unos cuantos compañeros que ya tienen cosas y están pendientes de la última llamada», dice el delantero andaluz, quien en su caso, también tiene buenas noticias. «Hay algo de Segunda B y alguno de fuera de España, y creo que podré tener equipo en breve», dice, a la vez que apunta que para cerrar los acuerdos, cuentan con la ayuda de la AFE. «Nos dicen cómo están esos equipos que nos quieren fichar, si tienen problemas o son solventes».

Israel Losa

Nacido en Pradejón (La Rioja), Israel Losa se formó en la cantera del Athletic. «Coincidí en juveniles con Llorente, Amorebieta...», recuerda. Allí formó a las órdenes de Félix Sarriugarte, en la época en la que José Mari Amorrortu era el responsable de Lezama. Losa llegó hasta el Basconia, donde el entrenador era Kike Liñero, y allí se terminó su trayectoria dentro de la estructura rojiblanca. «Pensaba que iba a estar un año más en el equipo, pero el entrenador me dijo que no contaban conmigo, y me tuve que buscar la vida fuera». Discurría 2005, y a partir de ese momento, Losa ha vestido las camisetas de Pradejón, Santurtzi, Alavés B, Haro, Alfaro, Albese Calcio (Italia) y Denia, su último equipo, que abandonó recién estrenado el 2011 por problemas económicos. Muchas vueltas para su edad, y muchas experiencias, de las que recuerda con agrado «mis años en el Athletic, que han sido los mejores, mi estancia en el Alfaro, y mi experiencia en Italia, que me encantó».

Israel relata sorprendido la actividad que hay en torno al Sesiones AFE cuando de jugar un partido se trata. «Han acudido todo tipo de entrenadores, desde Lotina, Juande Ramos, a técnicos y ojeadores de clubes de Segunda y Segunda B. Ha pasado muchísima gente», señala el riojano, quien respecto a su situación actual explica que ya tiene algo en cartera. «No te puedo decir nada más que se trata de un Segunda B de la zona norte», avanza.

Xabi Pascual

Su caso es más complicado, si cabe, por la demarcación que ocupa. «Ser portero hace que haya más dificultades para hacerse con un hueco, porque ahora todos los equipos ya tienen asentada esa posición», explica Xabi Pascual, otro jugador formado en la cantera del Athletic, y que al igual que Israel Losa, tuvo que buscarse la vida tras dos temporadas en el Basconia.

Su trayectoria se puede explicar como la de un portero al que le faltó un poco de suerte para saltar a Primera. Porque estuvo a punto en dos ocasiones. «Cuando estaba en el Arenas, con Txema Noriega, vino a buscarme Osasuna, y fiché por ellos. Pero no terminé de llegar al primer equipo y me marché al Amurrio». En el club de Basarte llamó la atención del Racing. «Estaba Aouate y un uruguayo que no gustaba a Alcaraz, así que me llevaron. Pero al poco, Alcaraz se trajo a Toño, así que me quedé como tercero. Apareció Mendilibar, que quería un portero para el Eibar, y me fui cedido». Tras pasar por el Barakaldo, firmó en 2008 con el Nástic, donde jugó poco y en verano de 2010, se quedó libre. Y aquí comenzaron sus desvelos. «Esperé, dejé pasar puertas que se habían abierto y al final, me quedé sin equipo», se sincera Pascual, quien reconoce que no han sido unos meses sencillos.

«Tuve que echar mano de un preparador físico, pero pierdes la dinámica de grupo y anímicamente se hace muy duro, pero también hay que aprender de una experiencia que seguro me hace más fuerte», reconoce el guardameta bilbaíno, quien cuando tuvo conocimiento de la iniciativa de la AFE, se puso en contacto con Jorge Azkoitia. Y ahora, sólo tiene palabras de agradecimiento, «porque está siendo todo muy positivo. Para mí, lo mejor es que estamos recuperando las sensaciones, la dinámica de grupo... Creo que nos volvemos a sentir futbolistas».

Iván Romero

Iván Romero cumple el perfil de 'trotamundos' del fútbol. Un lateral zurdo que ha pasado por ocho clubes en diez temporadas. Formado en la cantera del Rayo, este madrileño de 30 años comenzó pronto su periplo. Alcalá, Atlético B, Poli Ejido, Jaén, Nástic, Eibar y Racing de Ferrol son los equipos en los que ha formado por el flanco izquierdo, hasta que en junio de 2010, el descenso del Racing a Tercera conllevó que Romero abandonara la disciplina gallega. El verano fue largo, porque «tenía varias cosas, pero no se concretó ninguna y me quedé en el paro».

De este modo, y tras una década de fútbol, se vio en una situación que no había vivido. «Se hace muy complicado, porque lo que realmente quieres es jugar. Así que estuve entrenando con el Leganés, y por lo demás, sobrevives con los ahorros que tienes, pero se pasa mal, porque la situación económica es la que es». Así que cuando surgió la oportunidad de la concentración programada por la AFE, «ni me lo pensé. Consulté con la familia y dije que sí, aunque no esperaba que fuera así. Es toda una oportunidad», considera Romero, quien de momento ya ha tenido alguna oferta que está valorando. «Me han salido cosas en el extranjero, en ligas de Inglaterra y Grecia», explica.

Asier Garitano

Asier Garitano se quedó sin equipo tras haber entrenado al Castellón en la recta final de la pasada campaña, donde no pudo evitar el descenso a Segunda B. Aceptó la propuesta de la AFE y ahora admite que se trata de una experiencia muy interesante como entrenador. «Es algo diferente, porque te viene gente que está mejor fisicamente y otra que está peor, y hay que prepararles para que en estas dos semanas que tienen que estar en el escaparate, no se produzcan lesiones. Además, hay que tratar de colocarles a todos en su posición, o a l menos, en una en la que puedan rendir lo mejor posible», explica.

A su juicio, los objetivos previstos se cumplen. «Me he llevado una sorpresa agradable. Creo que los jugadores necesitaban algo así. Cuando tienes una rutina no le das valor, pero cuando te falta, la pides. Y ahora están encantados de volver a sentirse parte de un grupo», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos