Muere en el hospital el hombre que comió setas venenosas en Villasbuenas de Gata

Marcelino A. G., de 78 años de edad y vecino de Villabuenas de Gata, falleció en la noche del sábado en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, donde se encontraba ingresado desde el pasado día 20 de noviembre por haber ingerido un ejemplar de setas venenosas

REDACCIÓNCÁCERES.

Marcelino A. G., de 78 años de edad y vecino de Villabuenas de Gata, falleció en la noche del sábado en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, donde se encontraba ingresado desde el pasado día 20 de noviembre por haber ingerido un ejemplar de setas venenosas. Después de 21 días ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital cacereño, no ha podido superar el envenenamiento que le produjeron los hongos que ingirió.

Cabe recordar que los hechos ocurrieron el sábado día 20 de noviembre en la localidad de la Sierra de Gata cuando comió en su domicilio unas setas que él mismo había recolectado en un campo de su propiedad, como había hecho en otras ocasiones. Marcelino A.G., era un recolector asiduo de setas del tipo Macrolepiota Procera -conocidas como parasoles-. De hecho, según los vecinos de la localidad, recogía todos los días algún ejemplar, ya que iba al campo a atender el ganado. Casado y con dos hijos, era un hombre muy querido y conocido en Villasbuenas de Gata, donde su hijo regenta el restaurante 'Estilo'.

Aunque no se sabe con certeza el tipo de hongo que pudo ingerir, el alcalde de la localidad, Luis Mariano Martín, explicó que tanto por las características que le han trasladado los familiares como por los síntomas que provocó su consumo -náuseas y dolor abdominal-, «podría ser» de la familia de las lepiotas ya que este grupo de setas incluye algunas que son muy tóxicas como la Lepiota Helveola y la Lepiota Brunneo-incarnata que «se parecen mucho y pueden confundirse con otras comestibles muy comunes».

En la noche del 20 de noviembre, al sentirse mal, Marcelino A. G. se dirigió al Hospital Ciudad de Coria y de allí fue trasladado de urgencia al centro hospitalario de la capital cacereña, donde ha permanecido ingresado hasta su fallecimiento. Tras practicársele la autopsia ayer por la mañana, el funeral se celebró por la tarde en la iglesia Nuestra Señora de la Consolación de Villasbuenas de Gata

La de Marcelino A. G. fue una de las dos intoxicaciones por setas que se produjeron en esos días en Extremadura, ya que a una vecina de Zafra le tuvieron que trasplantar el hígado tras haber ingerido un guiso de hongos.

Fotos

Vídeos