Raro ejemplar albino de seta

Miembros de la asociación micológica Pie Azul hallan una variedad de amanita cesárea muy poco común

MONESTERIO.
Ejemplar de la amanita cesárea alba (a la derecha), junto a un ejemplar normal de esta seta.  ::                             RAFA                             MOLINA/
Ejemplar de la amanita cesárea alba (a la derecha), junto a un ejemplar normal de esta seta. :: RAFA MOLINA

Tan extraña de encontrar en nuestros campos, dice Manuel Nogues, biólogo y presidente de la asociación micológica de la comarca de Tentudía, Pie Azul, que para que pueda comprenderse, sería comparable con el famoso gorila albino Copito de Nieve, símbolo durante muchos años del Zoo de Barcelona.

Hace unos días, en las habituales salidas al campo de los miembros de esta asociación micológica, les llamó extraordinariamente la atención el hallazgo, en una finca de encinares del término municipal de Cabeza la Vaca, de un ejemplar de seta amanita caesarea, variedad alba, -seta de los césares o huevo de rey-, muy poco común, y que en los más de 20 años que Manuel Nogues lleva recorriéndose los campos de la comarca de Tentudía, jamás había visto. Se trata de un ejemplar que por haber perdido totalmente su pigmentación se presenta de color completamente blanco. Hay que señalar que la amanita cesárea posee colores muy vivos, naranja en su sombrero y de amarillo muy intenso en sus láminas como en el pie.

Una rareza

Tan rara se presenta esta seta que de ella sólo se tiene constancia por una referencia del reconocido micólogo, Luis Romero de la Osa, en una publicación sobre las setas del Parque Natural de Aracena y Picos de Aroche, en la que se constata la recolección de un ejemplar similar en el año 1997. Es más, Nogues explica que a parte de esta referencia, «no existe ninguna otra ni en Internet, ni en otras guías especializadas».

Se trata, explica el presidente de la asociación micológica, de una seta comestible, aunque «no es nada recomendable su ingestión», ya que, por su excepcionalidad, lo mejor es dejarla en el lugar en el que se encuentra, además de la gran dificultad que presenta para su identificación, «ya que al perder casi por completo su coloración habitual, es difícilmente reconocible». En este sentido, Manuel Nogues asegura que para aficionados poco versados en la clasificación e identificación de setas, podría tenderse al fatal error de confundirla con la amanita faloides, seta de elevada toxicidad, la más venenosa, y la causante de la mayoría de las intoxicaciones mortales que se dan en nuestro país.