El centro de rehabilitación neurológica generará cien empleos

Además de acoger a enfermos, dispondrá de espacios tecnológicos dedicados a la investigación y la formación

M. ÁNGELES MORCILLOMÉRIDA.
El centro de rehabilitación neurológica generará cien empleos

Víctimas de accidentes de tráfico que hayan sufrido algún traumatismo craneoencefálico o personas que, a causa de alguna enfermedad cardiovascular, tengan sus facultades mentales severamente mermadas. Estas personas, y también sus familias, se podrán beneficiar de los servicios que ofrecerá el nuevo Centro de Rehabilitación Neurológica de Extremadura Casaverde, situado en Mérida.

Un centenar de camas, cien empleos directos y una inversión de más de 10 millones de euros. Estas son algunas de las cifras que rodean su puesta en marcha. Según las previsiones que se han hecho podría acoger a los primeros pacientes en el segundo semestre del próximo año. O al menos esa es la intención de sus máximos responsables.

Ayer tuvo lugar el acto de colocación de la primera piedra de este nuevo centro en Mérida. Estará situado en la avenida Luis Ramallo, junto a la Consejería de Agricultura. Alberto Giménez, presidente del grupo Casaverde, afirmó que aspira a ser un lugar de referencia en la región. «Queremos que sea un centro integrado en el sistema y perfectamente coordinado con los servicios sanitarios públicos. Será pionero en España y, además, monográfico», explica.

A la convocatoria también asistió el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el alcalde de Mérida, Ángel Calle; la consejera de Sanidad, María Jesús Mejuto; y el presidente de la Corporación Empresarial de Extremadura, Manuel Amigo, entre otros.

Este centro tiene el objetivo de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas afectadas por daños cerebrales sobrevenidos. Dispondrá también de espacios tecnológicos dedicados a la investigación y formación en esta materia.

Tanto el alcalde de Mérida como el presidente de la Junta de Extremadura destacaron que con este centro los enfermos podrán intentar recuperar sus capacidades físicas, cognitivas, emocionales, sociales y laborales, buscando la mejor calidad de vida posible para ellos y sus familias.

Ángel Calle también resaltó el intenso trabajo de la delegada de Urbanismo, Estrella Gordillo, para que este proyecto fuera una realidad en Mérida.

15 meses para construirlo

El centro Casaverde se va a edificar en una parcela que tiene 5.600 metros cuadrados, de los que se construirán 2.000. El resto se destinará a zona verde. El plazo de ejecución estimado es de unos 15 meses, aunque la pretensión es que pueda abrirse unos meses antes, lo que permitiría su entrada en funcionamiento a finales de 2011. Su construcción se ha adjudicado a la empresa Magenta por un importe de 1.295.000 euros

Guillermo Fernández Vara recalcó que, con el paso de los años, se ha evidenciado que faltaba un centro de estas características en la región. «Muchas personas han tenido que hacer uso de servicios fuera de Extremadura. Otras tantas, ni tan siquiera han tenido acceso a esto», afirmó el presidente del ejecutivo extremeño.

Asimismo, explicó que la fórmula por la cual la administración regional colaborará en la puesta en marcha de estas instalaciones será mediante el envío de pacientes al centro. «Se trata de un modelo de partenariado, de colaboración, por el que el paciente que ahora mismo no se puede tratar de forma adecuada o que tenemos que mandar a centros de fuera de la región, pasará a recuperarse en estas instalaciones», señaló.

La creación de este tipo de centros es reciente. Hace 20 años no existía nada como lo que ahora se va a construir en Mérida, pero en los últimos años se ha notado una gran demanda, sobre todo por parte de los familiares de los enfermos.

Fotos

Vídeos