Guadalupe despide al joven fallecido en una montería

La víctima, 25 años, recibió el rebote de una bala en una montería en Guadalupe

A. GILGADOBADAJOZ.

El joven Luis Miguel R.R., de 25 años de edad, falleció el pasado sábado en la localidad cacereña de Guadalupe tras recibir el rebote de una bala cuando participaba en una montería, según la versión de los hechos que ha aportado el alcalde de Guadalupe, Modesto Rubio Tadeo. El funeral ha sido oficiado esta mañana en la basílica del Monasterio.

El accidente ocurrió sobre las dos de la tarde del sábado en la finca Las Parcelas, donde la Sociedad de Cazadores de Guadalupe celebraba la segunda montería de la temporada.

No se conocen muchos detalles del accidente, la primera hipótesis es que el joven no recibió un impacto directo de otra escopeta, sino que fue el rebote de otra detonación que le alcanzó, según informó el alcalde de Guadalupe, aunque las investigaciones de la Guardia Civil deben confirmar todavía esta posibilidad. Al fallecido lo encontró en el suelo otro joven participante en la montería que pasaba con los perros cerca de su puesto, que fue quien dio la voz de alarma al resto de compañeros participantes en la jornada de cacería. Tras el hallazgo se aviso a los servicios médicos y a la Guardía Civil, según informa desde el pueblo el corresponsal de HOY en Guadalupe, Antonio Ramiro.

La finca donde se localizó el suceso se encuentra a 13 kilómetros de Guadalupe, ubicada ya en el término municipal de Alía, en dirección a Navalmoral de la Mata.

El cadáver fue trasladado el sábado por la noche a Cáceres y ayer a mediodía se le practicó la autopsia. Al mediodía fue incinerado.

El joven, cuyos padres y hermana mayor residen en Guadalupe, vivía temporalmente en Madrid, donde estaba preparando las oposiciones para el Cuerpo Nacional de Policía y solía acudir el pueblo algunos fines de semana y puentes para visitar a la familia.

A la página de HOY.es se sumaron ayer muchas muestras de dolor y pésame de conocidos y vecinos en cuanto se conoció el lamentable desenlace. Sus amigos destacan que era un joven muy humilde y responsable, tanto en los estudios como en el fútbol, en las salidas con los amigos y en lo que era su mayor pasión, la caza.

Hasta ayer, el último accidente durante una montería en Extremadura ocurrió el pasado mes de febrero en Zarza Capilla. En este caso un hombre de 49 años falleció cuando fue alcanzado accidentalmente por una bala que disparó otro cazador. El suceso se localizó en el coto El Berrocal de Zarza Capilla. Accidental fue también la muerte de un hombre de 41 años en Casas de Miravete hace dos años. El cazador salió a atender una rehala de perros que tenía junto a la carretera que une Casas de Miravete con la antigua Nacional V y mientras estaba con los perros vio un jabalí e intentó perseguirlo, con tan mala suerte que al hacer un movimiento brusco se le disparó el arma.

En Zarza la Mayor, hace ya tres años, murió un joven placentino de la misma edad que Luis Miguel y en parecidas circunstancias. En este caso el suceso ocurrió en la finca Benavente de Zarza. El joven se movió del puesto de tiro para comprobar si un amigo al que acompañaba había dado o no a su objetivo. Entonces recibió el fatídico disparo en la cabeza. Otro tirador le confundió con una pieza, con un animal al que abatir.

Ante los peligros que pueden presentarse en una montería, los participantes deben tener en cuenta algunas normas de seguridad en el tiro, por ejemplo, nunca debe dispararse sobre el horizonte y jamás sobre un movimiento de monte o bulto que no haya sido identificado de forma clara, hay que tener en cuenta que entre el monte andan los que van con los perros y los guías.