La primera junta de distrito nace para dar voz a 34.000 cacereños

La puesta en marcha del distrito centro, ayer, es el primer paso hacia los presupuestos participativos, aunque las asociaciones dudan

MANUEL M. NÚÑEZ MMNUNEZ@HOY.ESCÁCERES.
Reunión constitutiva del Consejo, en la que se eligió un vicepresidente, Alejandro Martínez, (en la foto, votando), de San Francisco. ::                             J.REY/
Reunión constitutiva del Consejo, en la que se eligió un vicepresidente, Alejandro Martínez, (en la foto, votando), de San Francisco. :: J.REY

Se anunció en 2007 y será realidad ahora. Cáceres se divide en cinco distritos y cada uno de ellos contará con una junta de la que formarán parte los distintos colectivos de la ciudad. Desde ayer, estos ya disponen de un órgano en el que tomar la palabra y pedir a la Administración que atienda sus demandas. Al menos en teoría.

Con ese fin nace el distrito centro-casco antiguo, el primero en ponerse en marcha. Su consejo lo integran 45 miembros, bajo la presidencia del concejal de e-Innovación, Víctor Santiago Tabares, y con la presencia de otros cinco representantes de la Corporación. Entre sus 41 vocales sobresalen los 35 miembros de asociaciones de todo tipo, con predominio de las solidarias y vecinales (siete cada una de ellas).

Más de una veintena de áreas urbanas completan el distrito centro. Desde San Blas hasta Hernán Cortes o las Casas Baratas. Desde El Rodeo hasta Cánovas. Sin dejar de pasar por Santiago, Santa Clara, San Marquino, la calle Argentina o San Francisco. En total, la nueva entidad dará voz a más de 34.000 cacereños. «Las juntas de distrito plasman la democracia participativa. El modelo de ciudad que queremos se va a decidir también en foros como éste. Su importancia es indudable», reflexiona la concejala de Participación Ciudadana, Carmen Lillo, que lleva trabajando en este asunto desde que el actual equipo de Gobierno se hizo cargo del Ayuntamiento hace más de tres años.

Y si entonces ya advirtió de que la experiencia sólo funcionaría «si los ciudadanos se implican», ahora lo refrenda: «Si ellos no participan, no conseguiremos nada. Hace falta amplitud de miras, más allá de querer solucionar lo que pasa en nuestra calle».

Lillo, que ejercerá como vicepresidenta primera de cada una de las cinco juntas de distrito, considera que se trata de un paso decisivo «para que se apliquen los presupuestos participativos». Según sus propias palabras, esto significa que los ciudadanos contarán a la hora de definir dónde se invierte o no su dinero. «Al político le da igual hacer una fuente o un parque, la cuestión es que decida el ciudadano, que pueda opinar».

Sin embargo, cuando se les consulta sobre esta nueva aventura de gestión, los propios colectivos que integran la primera junta de distrito expresan sus dudas. Al menos lo hicieron los que hablaron con este diario ayer.

Quejas

«Habrá que ver todo esto en la practica», avisa Juan Antonio Hernández, presidente de la asociación vecinal de San Blas, una de las entidades con representación. «Todo lo que se nos cuenta es sobre el papel. Si realmente tuviésemos participación nos habrían preguntado sobre la subida de la tarifa del agua, nos habrían enseñado documentación. O nos habrían consultado sobre el ascensor que ponen en Galarza. O sobre los proyectos de las plazas. Y no lo han hecho», resume. Da un paso más allá cuando sentencia: «Esto de los distritos no resuelve nada». En términos muy similares se pronuncia Félix Parro, de la Asociación Deportiva Arapiles, otra de las que integra la junta del distrito centro-casco antiguo. «¿Qué voz y qué voto tendremos? Nos han llamado aquí, venimos y ya está. Ya tenemos la junta hecha, pero, ¿va a servir para algo?». Parro, muy crítico, opina que sucederá «como con el consejo sectorial, que ni se reúne ni se toma en serio. Esto es pólvora. Se acercan las elecciones y lo montan, pero se podía haber hecho mucho antes».

Juan Burgos, presidente de los vecinos de San Francisco, rebaja el tono y prefiere esperar: «Todo lo que sea colaborar y dialogar es bueno. Ya se verá cómo sale la experiencia».

El Gobierno local quiere que las cinco juntas estén operativas antes de fin de año. El siguiente en echar a andar, este mismo mes, será el distrito Norte, que integra a Mejostilla, Gredos y Cáceres El Viejo entre otros barrios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos