«Tratamos de elevar la autoestima a los alumnos»

Araceli Rubio Directora del Centro de Educación de AdultosEsta licenciada en Matemáticas acaba de asumir el cargo que ha dejado vacante José Manuel Martín Cisneros

MARÍA JOSÉ TORREJÓN MTORREJON@HOY.ESCÁCERES.
Araceli Rubio, en un momento de la entrevista. ::                             JORGE REY/
Araceli Rubio, en un momento de la entrevista. :: JORGE REY

Licenciada en Matemáticas y madre de cuatro hijos, María Araceli Rubio Miguelsanz (Segovia, 1964) acaba de ocupar el sillón de dirección de la Escuela de Educación de Adultos, situada en la calle Gómez Becerra. Ha cogido el testigo de José Manuel Martín Cisneros, que ha ostentado el cargo durante la friolera de 37 años. Aficionada al deporte y a los bailes latinos, se define como una mujer emprendedora y concienzuda a la que le gusta asumir nuevos retos. Suele leer libros de filosofía y psicología. Comenzó a trabajar con 13 años limpiando oficinas para costearse los estudios.

-¿Con qué objetivos se ha sentado en el sillón de dirección?

-He asumido el cargo con mucha ilusión. Tengo muchos objetivos pero quiero ir poco a poco porque hay muchas cosas por hacer y muchas cosas ya hechas. José Manuel ha hecho mucho por este centro. Tenemos una gran cantidad y calidad de enseñanzas. Nosotros pretendemos continuar con su labor y, por supuesto, hacer algunas cosillas nuevas.

-¿Por ejemplo?

-Uno de nuestros proyectos más inmediatos es poner en funcionamiento una página web más viva que la actual. Además, también queremos organizar e informatizar la biblioteca, que fue una labor que se inició el curso pasado.

-Usted no es nueva en la casa...

-No, este es mi séptimo curso aquí. Pero llevo viviendo en Cáceres muchos años. Antes de trabajar en el Centro de Adultos estuve en el IES Sierra de Montánchez, de Montánchez, y en El Brocense.

-¿Siempre ha trabajado en la educación de adultos?

-No. También he trabajado en centros de F.P. y en centros de Secundaria.

-¿Prefiere la educación de adultos a la ordinaria?

-Cada tipo de alumnado tiene sus características. A mí me gusta todo tipo de enseñanza pero con los adultos he descubierto cosas nuevas que desconocía. En nuestro centro uno se puede encontrar con alumnos muy jóvenes que tienen como compañeros a personas de 30, 40 ó 50 años. Es un alumnado muy heterogéneo. Te encuentras con personas que se matriculan porque quieren obtener un título pero muchos de ellos también tienen necesidad de reafirmar su personalidad y ganar en autoestima a través de los estudios. Al igual que tenemos muchos tipos de enseñanzas, tenemos muchos tipos de alumnado. Su edad oscila entre los 16 y los 86 años. Más que trabajar los contenidos, a estos alumnos tienes que tratar de motivarles para que vengan con ilusión al centro y para que adquieran ganas de aprender. Aquí, uno de nuestros principales objetivos consiste en tratar de elevar la autoestima de nuestros alumnos y transmitirles las ganas de aprender y de continuar aprendiendo después.

Toma de contacto

-¿Cómo han sido sus primeros días en el despacho?

-Estoy tranquila y mentalizándome de que, poco a poco, me haré con todo. Son muchas cosas nuevas de golpe. No es lo mismo ser profesor que ser director. Aunque yo ya he sido directora en el instituto de Montánchez.

-¿Le ha dado algún consejo su antecesor en el cargo?

-José Manuel me está enseñando muchísimo. Se ha prestado para darme toda la ayuda que necesite. Es la persona que me está poniendo al día en estos momentos.

-¿Ha personalizado el despacho?

-Todavía no he tenido tiempo. Me quiero traer un calendario que me regalaron mis hijos con fotos familiares.

-¿Asumir la dirección fue una iniciativa suya o le propusieron aceptar el cargo?

-Soy una persona emprendedora. Siempre me apetece aprender y cambiar. No me gusta estancarme. Me encuentro los retos por casualidad. Y el curso pasado, con la jubilación de José Manuel, me planteé asumir la dirección. Me gusta la labor de gestión.

-Antes de cerrar el curso anterior, los profesores del centro propusieron a la Junta que el centro lleve el nombre de José Manuel. ¡Menudo regalo de despedida!

-Queremos que se llame Maestro Martín Cisneros. Es un deseo de todo el profesorado. Esperemos que la Junta nos responda pronto. Él ha hecho todo por este centro. A pesar de estar jubilado, sigue vinculado al centro porque va a seguir impartiendo de forma voluntaria sus clases de Historia de Cáceres.

-¿Qué trae a una segoviana a Cáceres?

-Me casé con un extremeño y me gustaba la ciudad. No tengo intención de irme porque estoy muy a gusto en Cáceres. Aunque nací en Segovia, he vivido en Madrid desde los siete u ocho años hasta que acabé la carrera. No me ubico en ningún sitio porque tengo un poquito de Segovia, un poquito de Madrid y un poquito de Cáceres. No tengo un arraigo especial a un sitio.

-Segovia y Cáceres pugnan por el título de capital europea de la cultura en el 2016. ¿Alguna preferencia?

-Ahora estoy en Cáceres y me gusta Cáceres. Pero si saliera Segovia me pondría muy contenta también.

-¿Qué le sorprendió de Cáceres cuando se vino a vivir aquí?

-Lo primero que me llamó la atención fue la parte antigua porque yo no sabía que era una ciudad tan bonita. Me encantó. Y me sigue fascinando. Me gusta la gente y siempre me he sentido muy acogida aquí, aunque toda mi familia está en Madrid y Segovia.