Los forenses detectan un aumento en las agresiones de un 7,4%

Las lesiones por violencia doméstica crecieron hasta un 20 por ciento; en 2009 atendieron a más de 400 mujeres

SERGIO LORENZOCÁCERES.
El abuso en el consumo de alcohol es el origen de numerosas peleas con heridos. ::                             HOY/
El abuso en el consumo de alcohol es el origen de numerosas peleas con heridos. :: HOY

¿Las personas que viven en la provincia de Cáceres son cada vez más violentas? ¿Aumentan las peleas en los bares y en las calles? ¿Crecen o disminuyen las agresiones a mujeres por parte de sus parejas?... Según los datos de la última Memoria del Instituto de Medicina Legal de Cáceres, por desgracia estamos en una sociedad cada vez más violenta.

El año pasado los forenses de esta provincia tuvieron que ver a 1.930 personas que sufrieron agresiones, ya fuera por peleas, por violencia doméstica o abusos sexuales. En el año 2008 los casos de este tipo, encuadrados en el apartado de lesiones dolosas, fueron 1.797. Lo que significa que en el último año hubo un incremento de un 7,4%.

En el caso de las lesiones en agresión, si en el año 2007 hubo 1.326 casos, se subió a 1.426 en el 2008 y a 1.490 asuntos en el 2009.

Es bastante preocupante el aumento que ha habido en esta provincia de casos de lesiones en violencia doméstica. En el año 2005 los forenses valoraron 182 casos, al año siguiente creció a 201, se llegó a 239 en el 2007, para llegar a una cifra bastante alta en el 2008: 350 casos. En el año 2009 ya se ha alcanzado la cifra de 421 lesiones por violencia doméstica, lo que supone un aumento del 20,28%, un tanto por ciento bastante elevado.

Una noticia positiva entre tanta violencia, es que están disminuyendo los reconocimientos de los forenses en los casos de agresión o abuso sexual. En el 2007 hubo 31 mujeres que tuvieron que ser exploradas por los forenses por esta causa. En el 2008 bajó la cifra a 21 y en el 2009 fueron ya 19.

Se tiene la idea equivocada de que los forenses trabajan sobre todo con cadáveres. No es así. El año pasado realizaron 3.896 informes en «sujetos vivos», mientras que hubo un total de 163 actuaciones en cadáveres para determinar las causas y circunstancias en fallecimientos por causas violentas o sospechosas de criminalidad.

En los informes sobre vivos, se encuentran los 1.930 casos de lesiones dolosas (agresiones, violencia doméstica y abusos sexuales), a las que hay que sumar 1.015 estudios sobre lesiones en accidentes de tráfico, 164 valoraciones sobre el consumo de drogas, 61 estudios sobre posibles enfermedades mentales, además de indicar si hay que internar o no en unidades de psiquiatría a 130 personas, y valorar si 195 personas tienen que ser declaradas o no incapaces (muchas de ellas en residencias de ancianos).

También tienen que hacer valoraciones sobre posibles responsabilidades médicas. El año pasado analizaron 14 supuestos errores médicos, uno menos que en el 2008.

En las actuaciones tanatológicas, a personas fallecidas, estudiaron 110 muertes violentas, de las que 42 fueron muertes suicidas y 35 por accidentes de circulación.

Llama la atención en la memoria del Instituto de Medicina Legal de Cáceres, que mientras los muertos en accidentes de circulación están bajando bastante, suben los casos de suicidios.

Si en el año 2004 hubo 77 personas que perdieron la vida en las carreteras de la provincia de Cáceres, en el año 2006 se bajó a 48 y ya en el año 2009 fueron 35. De esos 35 fallecidos 29 eran hombres y 6 mujeres. La mayoría de los muertos eran jóvenes, uno de cada tres tenía de 20 a 29 años.

Los suicidios siguen aumentando en esta provincia. Si en el año 2006 hubo 28 casos, en el año 2008 se llegó a 34, para alcanzar la cifra de 42 personas que se quitaron la vida en el año 2009.

De los casos de suicidios del año pasado, 34 eran varones y 8 mujeres . La mayoría de ellos, 18, se ahorcaron, 6 se tiraron al vacío, otros 6 se intoxicaron y 5 (todos ellos hombres) se dispararon un tiro.

La mayoría de los suicidas tenían de 40 a 49 años. Fueron 10 casos en esa franja de edad. Hay bastante menos casos de suicidios en personas jóvenes, sólo cinco tenían menos de 30 años.

Llama la atención que los meses en los que se quitó la vida más gente fue en abril, julio y agosto, cada mes con 6 muertes, mientras que hubo un mes en el que no se registro algún suicido: Fue en enero.

Un dato positivo que se refleja en la memoria de los forenses es que el año pasado se contabilizaron dos casos de homicidios, cuando en el año 2008 hubo 7 casos. Lo normal es que cada año se produzca una media de dos homicidios en esta provincia.

Los homicidios que se registraron el año pasado fue el de una mujer a la que estranguló su pareja en la zona de Valencia de Alcántara, y un hombre que murió como consecuencia de una precipitación.

Otro de los trabajos que realizan los forenses es comprobar los certificados de defunción en la localidad de Cáceres.

El año pasado hubo 1.254 certificados de defunción en esta capital de provincia. Es curioso que el mes con más fallecidos fue marzo con 130 entierros, seguido por enero con 126. El mes con menos fallecidos fue el mes de julio con 91 certificados de defunción, y el segundo fue el mes de noviembre con 94 entierros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos