300 euros por no llevar microchip

En los últimos tres meses las clínicas veterinarias han recibido un 30% más de consultas de dueños que quieren 'legalizar' a sus mascotas El plazo para colocar el 'identificador' a los perros cumple en diciembre

ROCÍO SÁNCHEZ RODRÍGUEZBADAJOZ.
Lola Mata comprueba si el perro que le han llevado a la consulta lleva microchip. ::                             J.V.ARNELAS/
Lola Mata comprueba si el perro que le han llevado a la consulta lleva microchip. :: J.V.ARNELAS

En sólo una mañana ha atendido a cinco perros abandonados, entre ellos, dos cachorros. Y los cinco sin microchip. Eso sí, algunos con correa y «buena pinta». Lola Mata, veterinaria de la clínica 'Ciudad de Badajoz' (ubicada al principio de la avenida de Elvas), asegura que todos los veranos se repite la misma situación: muchas mascotas se quedan sin hogar. «La gente se las encuentra por la calle y nos las traen para ver si tienen microchip», explica. En este caso, ninguno lo llevaba. Todavía no es obligatorio. Pero cuando termine el año, todo los dueños tendrán que haber colocado a sus perros el microchip, es decir, un 'dispositivo subcutáneo' que sirve de identificador. Así quedan registrados los datos del animal y el dueño en caso de extravío, robo, pérdida o abandono. «Y en ese caso, si ha sido abandonado, se trataría de una falta penal, por lo que la multa iría de los 300 a los 3.000 euros», manifiesta Agustín Mansilla, presidente de Adana (Asociación Protectora de Animales).

Mansilla explica que si bien los que ya fueran propietarios de un perro tienen hasta diciembre para colocar el microchip, el plazo para los adquieren ahora un nuevo ejemplar es de un mes; mientras que si se trata de un cachorro, el límite es hasta que éste cumpla tres meses.

Este dispositivo es obligatorio sólo para perros, según recoge la Ley de Protección Animal de Extremadura (de finales de 2009), pero hay otro elemento más: el pasaporte, necesario para perros, gatos y hurones. El precio del primero son 30 euros; el del segundo, 10 euros. Si no se cumple, la multa llega hasta los 300 euros.

En cualquier clínica veterinaria de la ciudad se pueden llevar a cabo ambos trámites; la consulta es gratuita. «La intervención para poner el microchip es muy rápida y sencilla. Se coloca en la zona del cuello, en el lado izquierdo, debajo de la oreja», indica Mansilla. De hecho, como asegura la veterinaria, para este tipo de consultas no es necesaria la cita previa.

«En los últimos tres meses hemos notado que se ha incrementado el número de peticiones para el microchip y el pasaporte. Hoy (por ayer), por ejemplo, le hemos hecho el pasaporte a un perro. Y hay otros muchos dueños que te preguntan y dicen que la próxima vez traen a sus mascotas», apunta la veterinaria.

La Ley de Protección Animal de Extremadura tiene como objetivo reducir al máximo los casos de abandono. Un hecho que aumenta especialmente en los meses estivales. «Este verano está siendo especialmente dramático. Hemos recibido un 50% más de llamadas con respecto al año pasado. Son vecinos que nos dicen que han visto a un perro o un gato, o una camada entera, abandonados», subraya el presidente de Adana.

Cree que la crisis y la obligación del microchip son causas importantes a tener en cuenta. «No hace falta comprarle al perro un collar de 70 euros...», expresa.

En cuanto a las zonas donde más animales aparecen abandonados, destaca la margen derecha, la carretera de Sevilla y la de Valverde. «No es que los dueños sean de allí, es que los llevan allí», aclara.