Delicias extremeñas

CTAEX ayudará a mejorar la venta y distribución de los alimentos de las denominaciones de origen de Extremadura

ANA ESCASOBADAJOZ.
Miguel Gil (en el centro) y el equipo de cocina de CTAEX, antes de la demostración culinaria. ::                             J. V.                              ARNELAS/
Miguel Gil (en el centro) y el equipo de cocina de CTAEX, antes de la demostración culinaria. :: J. V. ARNELAS

De aperitivo unas aceitunas cacereñas fritas en aceite de oliva procedente de Gata y las Hurdes, rellenas de mejillones; un Dashimaki Tamago (tortilla francesa en español) al queso de Torta del Casar como primer plato; de segundo, ternera de Extremadura rellena de cerezas del Jerte y miel de Villuercas-Ibores; y para terminar un helado de la Serena con turrón de Castuera. Cocinar con nuestros productos es toda una delicia. Manuel Gil, cocinero del CTAEX (Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura), ha sido el encargado de sazonar con creatividad los alimentos autóctonos.

El festín se debe al convenio que han llevado a cabo el CTAEX y la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, con el que pretenden solucionar aquellos problemas que puedan encontrar las empresas que pertenezcan a Denominaciones de Origen (D.O.) o a Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) de Extremadura. La innovación puede ser también un sello de identificación con el que podemos ensanchar nuestras expectativas y mercados a la hora de exportar, al fin y al cabo, nuestra tierra.

¿Qué podemos hacer con las tiras de cordero Corderex que nos sobran? El chef nos recomienda un crujiente rebozado. Y es que innovar en los fogones no es solo elaborar platos exóticos con alimentos impronunciables, también es reconducir la dirección de aquellos productos que nos rodean. Las cerezas no tienen que limitarse al postre, resultan muy agradables entre nuestras carnes. Por eso, nuestros alimentos pueden resultar exóticos aquí, entre nuestras fronteras, o a cientos de kilómetros, sobre todo hoy que sabemos tan poco de lo que comemos.

Poseemos un rico surtido de alimentos y bebidas cuya calidad y rigor les avalan. Nuestras condiciones geográficas hacen a nuestros productos ser únicos, competimos a nivel internacional; ahora nos falta aprovechar las tecnologías alimentarias. Con la diversificación y la estandarización de los productos, el CTAEX pretende retar a las distintas D.O. e IGP de la región a recrear, a mostrarles que existen formas distintas de consumir un producto. De ahí que Manuel Gil dijera antes de empezar a cocinar: «Para que podamos vender productos extremeños a los chinos hay que enseñarles a cocinar con ellos».

Aunque el término pre-postres sea algo desconocido para la gran mayoría, existe y forma parte de esta demostración gastronómica. La propuesta en este caso se trata de huesitos de jamón de la querida Dehesa Extremeña, como alternativa picotas del Jerte rellenas de Kirsch (licor de cerezas alemán) o untable de miel de Villuercas-Ibores. Otros platos elaborados que saciaron el paladar de los allí presentes, fueron canelones de cordero con bechamel de leche de oveja, salchichas de ternera al queso de Ibores o ternera variada: al queso de La Serena, al pimentón de la Vera o con vino concentrado de Ribera del Guadiana. El CTAEX, referente tecnológico a nivel nacional, pretende con todo esto enaltecer los productos de Extremadura.