Seis policías en un bar

MATILDE GUERRERO VILLANUEVABADAJOZ

El pasado domingo, día 27, sobre las 23.00 horas y desde mi domicilio pude apreciar cómo tres dotaciones de la Policía Nacional entraban en un bar que está bajo mi vivienda, en Badajoz. Me parece de poca seriedad, ya que están jugando con nuestro impuestos, que no son pocos. Acto seguido efectúe una llamada telefónica al 091, y al comunicarle al agente lo que allí estaba pasando me dijo que por qué me metía en la vida de los demás, que los agentes de Policía tenían derecho a tomar un café en un bar, ya que tenían que patrullar toda la noche. Contesté que acababan de entrar a trabajar y que no era lógico que entraran de seis en seis, sino de uno en uno para tomar un café, o todo lo más de dos en dos, que son los que van en un coche patrulla. Y que da mala imagen ver tres coches patrulla aparcados en la puerta de un bar y seis agentes de la Policía Nacional dentro tomando algo, que no es siempre café. No veo normal que te contesten así desde la Jefatura Superior de Policía cuando se hace una queja por la actitud de unos funcionarios públicos que están para cuidar la ciudad y no para tomar cafés o copas en una bar en las horas de servicios; y menos en grupo, dejando que los delincuentes actúen libremente sin problemas por toda la ciudad. No es normal que te contesten mal y den la razón a estos funcionarios públicos que no están haciendo bien su trabajo de velar por la seguridad de todos. Esperando que todo esto pueda cambiar algún día, atentamente se despide una contribuyente bastante descontenta con la forma de actuar de la Policía Nacional

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos