Una tienda de Cáceres gana un juicio a Microsoft, que le envió un detective para comprar una 'torre'

Un detective enviado por la multinacional fue el encargado de tenderles una 'trampa'

SERGIO LORENZOCÁCERES.

Un detective enviado por Microsoft fue el encargado de tenderles una 'trampa'. Acudió a una tienda de ordenadores de Cáceres, encargó una 'torre' y pidió a quien le atendió que le instalara copias no autorizadas de los programas Windows XP Profesional y Office 2000.

El detective pagó 375 euros y pidió que mandaran la 'torre' a una determinada vivienda que resultó ser las oficinas de un notario, que dio fe de que en aquel aparato estaban instalados los programas piratas.

El detective que se hizo pasar por cliente visitó la tienda de informática de Cáceres en febrero de 2005, y hace unas semanas tuvo lugar el juicio, en el que Microsoft solicitó al Juzgado de lo Penal número 1 de Cáceres que condenara a los dos propietarios de la tienda por cometer un delito contra la propiedad intelectual. Uno de los dueños, el que le vendió el ordenador al detective, declaró que esta persona le insistió reiteradamente para que le instalase esos programas, pero él asegura que se negó y que no lo hicieron. Los dos programas pirateados valen 281,83 euros, y la titularidad de los derechos de propiedad intelectual corresponden a Microsoft Corporation.

El titular del Juzgado ha absuelto a los dos empresarios. Explica en la sentencia que es cierto que el ordenador se abre en presencia del notario y que aparecen los dos programas; pero también indica que lo que se vendió era una CPU, una 'torre', sin pantalla y sin teclado; por lo cual, para poder visionar su contenido hay que manipularlo, y esa manipulación («en el buen sentido de la palabra», recalca la sentencia), se hace a presencia de personal de Microsoft, y es muy fácil aprovechar esa circunstancia para poder instalar cualquier programa, pudiendo incluso cambiar la fecha de instalación de los mismos. «No se puede afirmar, ni mucho menos que esto haya ocurrido - dice el juez -, pero tampoco puede afirmarse lo contrario».

La sentencia añade que la operación de compra se hace bajo control de Microsoft, al que no se le causa perjuicio alguno al ser el titular de los programas.