El amor cuelga de los puentes Real y de Palmas

El fenómeno que se crea con una novela de Federico Moccia y recorre las ciudades de Europa, también causa furor entre los pacenses Decenas de enamorados sellan su afecto en la ciudad con el ritual de cerrar un candado y tirar su llave al río

MARÍA SAAVEDRABADAJOZ.
El amor cuelga de los puentes Real y de Palmas

Al cruzar Puente Real o el Puente de Palmas, han sido varias las parejas que se han sumado a la moda de sellar su amor con un candado y tirar la llave al río.

Federico Moccia causó furor con sus novelas románticas en Italia y poco a poco se difundió por toda Europa. París, Praga, Roma.y también España. El puente de Triana en Sevilla tiene tanto 'amor en peso', que sus usuarios temen por que la pasarela pueda sopostarlo. Los puentes de Badajoz aún pueden con mucho más. Apenas unas 50 parejas han sido capaz de jurarse amor eterno y lanzar el deseo al Guadiana.

Los viandantes desde hace unas semanas pasean asombrados por los puentes de la ciudad. Inés Zamora y José Pato caminan a veces por la zona. «Algo extraño pasa», han comentado. La curiosidad les hizo leer alguna de las leyendas escritas en los objetos, y de forma intuitiva, sin conocer ni causas ni motivos, han deducido de que se trata: «Son parejas de enamorados».

Decenas de candados serigrafiados cuelgan de las pasamanerías. «Mar y Francis. 6-12-2008/25-4-2010»; «Cris y Nacho. Te quiero»; «Oscar y Natalia. 6-6-2009. 'Te queru'». Son sólo algunas de las escrituras que se pueden leer en los objetos de este ritual amoroso. Algunos grabados, de forma cutre, con un permanente. Otros, de forma más sofisticada. Sus enamorados se han preocupado y gastado el dinero para labrar sus nombres en ellos.

El tamaño de los barrotes del Puente de Palmas supera al fino cordel de acero que atraviesa los barrotes de Puente Real. Puede que este sea el motivo por el que las parejas decidan colocarlos en Puente Real. Los que decidieron hacerlo en el puente viejo, han tenido que utilizar candados de tamaño XXL.

Para gustos los colores y opiniones para todos. Un vecino de Valdepasillas está al tanto de la situación y opina que son todo tonterías. «Esta moda estará hasta que los tenga que quitar el Ayuntamiento», apostilla el hombre.

La novela 'Tengo ganas de ti', que después tuvo su versión cinematográfica, es la originaria de este fenómeno. Atrajo a muchas jóvenes parejas, tanto que el peso de los candados sobre el Ponte Milvio hizo que cediesen los pilares. Las autoridades tuvieron que colocar pilares con cadenas para evitar el daño al puente.

En París, el Pont des Arts, tenía más de 2.000 candados. Y como si se los hubiese tragado el Sena, hace unas semanas, el puente parisino amaneció sin ellos. Nadie parece ser responsable. La ciudad, que recientemente calificó la colocación de los «candados del amor» como una violación contra la protección de patrimonio, asegura que las autoridades no tienen nada que ver con la desaparición de los candados.

En Badajoz, está lejos que suceda algo parecido. Aún son pocos pero ya no pasan desapercibidos. Soraya Sánchez también se ha fijado en el detalle. Esta joven que sabe en que consiste esta prueba de amor metálica, asegura que no le parece un acto ridículo y que le gustaría sellar su amor de la misma forma.

Y es que ya sea a París, Londres, Roma o Badajoz la moda y el amor llegan.

Fotos

Vídeos