La naturaleza saluda más allá de Monfragüe

Global Nature y Banco de Santander ponen en valor la presa de Talaván para mover a los visitantes en el área de Villarreal Pueblos del área próxima aprovechan el tirón del Parque

PILAR ARMEROTALAVÁN.
La naturaleza saluda más allá de Monfragüe

Hay vida más allá de Villarreal de San Carlos, el pueblo de referencia para quienes se acercan a disfrutar del Parque Nacional de Monfragüe. Con intención de hacerlo saber, la Fundación Banco de Santander y Global Nature han puesto en valor la presa de Talaván, apoyados por la Confederación Hidrográfica del Tajo y la Junta de Extremadura. Se trata de un enclave privilegiado de la comarca de Cuatro Lugares y se ha hecho aprovechando la especificidad que le proporciona encontrarse a medio camino entre la Reserva de la Biosfera y los LLanos de Cáceres.

Al hilo de la proximidad del Parque, se trata, en definitiva, de aprovechar el tirón turístico que tiene el escenario natural más importante de la comunidad autónoma y, también, de ampliar las expectativas de sus propios visitantes, con reclamos que les lleven a moverse por su zona de influencia. Por toda la Reserva de la Biosfera, por ejemplo, de la que forman parte Casas de Millán, Casas de Miravete, Casatejada, Deleitosa, Higuera, Jaraicejo, Malpartida de Plasencia, Mirabel, Romangordo, Saucedilla, Serradilla, Serrejón, Toril y Torrejón el Rubio. Y más allá de este área, incluso, por pueblos como Santiago del Campo, Monroy, Hinojal o Talaván.

El embalse que ahora se ha mejorado en esta última localidad es un humedal catalogado como Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA), un ecotono singular en el que conviven una dehesa salpicada por multitud de charcas con la llanura esteparia; un lugar privilegiado para la observación de aves y para gozar de la tranquilidad de la naturaleza en estado puro.

Lo que se ha hecho ha sido reforestar con árboles y arbustos, plantando incluso retama para crear pantallas naturales que preserven al máximo posible el paisaje. Se han instalado islas flotantes, sobre el agua, y cajas de madera en los postes con el fin de favorecer la nidificación. Además se han adecuado áreas de estacionamiento y de uso público que hagan más cómoda la visita.

Grullas, patos y primavera

El programa se ha completado con la edición de material e instalación de paneles desde los que se informa sobre los recursos de la zona, al tiempo que aconsejan cómo sacarles partido sin perjudicar el ecosistema.

La puesta de largo de la reforma, en la que se han invertido 75.000 euros, tuvo lugar ayer con una plantación de olmos en la que participaron directivos de la Fundación Banco de Santander y de Global Nature, así como periodistas de medios especializados que se encargarán de difundir las posibilidades que la naturaleza extremeña ofrece. Estuvo también el director general del Medio Natural, Guillermo Crespo, que señaló el embalse de Talaván como observatorio de lujo para contemplar la llegada de miles de grullas que tiene lugar cada año, entre noviembre y diciembre.

Un perfecto reclamo, el vuelo de esos pájaros, para tener en cuenta los Cuatro Lugares como destino turístico. Aunque, simplemente, el silencio que rodea al embalse ahora vestido de primavera, es suficiente. O la posibilidad de pescar en sus charcas con los patos como ruido de fondo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos