El puente romano de Madrigal ya está reparado

El derrumbe ocurrido hace unos días afectó a un tramo que se añadió a la construcción a mediados del pasado siglo

MIGUEL ÁNGEL MARCOS
El puente romano de Madrigal ya está reparado

Madrigal de la Vera tiene en su término municipal varias joyas naturales, como la garganta de Alardos o la cercana sierra de Gredos, y una joya arquitectónica y patrimonial, un puente romano sobre dicha garganta, de un solo ojo y 45 metros en su parte más alta, convertido desde hace décadas en la estampa más conocida de la población. Sobre todo en verano, cuando su piscina natural es una de las más frecuentadas de la comarca de la Vera por bañistas extremeños, madrileños o abulenses.

Ese puente está siendo motivo de controversia en los últimos días entre algunos vecinos y el Ayuntamiento por el derrumbe de una parte del mismo como consecuencia de las obras que se realizan a pocos metros. Se trata de la construcción de un bar con terraza muy próximo al puente, en el lugar donde funcionó durante muchos años un popular chiringuito que se había quedado viejo, aunque seguía siendo muy concurrido dada su privilegiada ubicación sobre la garganta. Por eso el Ayuntamiento decidió construir un nuevo local, con el objetivo de ofrecer más calidad y comodidad a los visitantes.

Durante las tareas de limpieza se quitaron árboles secos de la pared del puente. Esa retirada coincidió con varias jornadas de lluvia, lo que hizo que se cayera una parte de la construcción -a la derecha si se accede desde la carretera- según explica el alcalde, Urbano Plaza. Ese derrumbe es lo que motivó la queja de los vecinos, además de la excesiva cercanía del nuevo bar al puente y el cierre de un camino lateral que lleva a la garganta.

Esas quejas llegaron hasta la dirección general de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, que se interesó por lo sucedido y solicitó información al Ayuntamiento.

Es un añadido

A partir de ahí se inició una tarea de documentación por parte de los responsables municipales, hasta constatar que el trozo que se ha caído es un añadido que se hizo al original a mediados del pasado siglo. Urbano Plaza señala que han encontrado fotografías de los años 40 y 50 en las que ese añadido no aparecía. No obstante se trata de un derrumbe y había que repararlo. Y así se ha hecho, utilizando el material más adecuado para una construcción como esa, piedra y arena, según asegura el alcalde.

Ahora solo falta embellecer el tramo que se ha reparado, pero no puede acometerse hasta que no esté seco. Plaza espera que pueda hacerse la próxima semana. Una vez se lleve a cabo cree que no se va a notar nada. Por eso no entiende el revuelo que han armado algunas personas con lo ocurrido, lo que le lleva a pensar que se trata de una maniobra con fines políticos. Porque lo único que se ha pretendido, insiste, es ofrecer a los visitantes un turismo de calidad con la construcción de ese nuevo bar.