La 'nueva' Plaza del Duque está lista

Tras casi medio año en obras, las 'cuatro esquinas' luce su renovada imagen y los comercios de la zona respiran aliviados

M. M. N.CÁCERES.
Imagen de la Plaza del Duque, tras concluir las obras en la zona. ::
                             ARMANDO MÉNDEZ/
Imagen de la Plaza del Duque, tras concluir las obras en la zona. :: ARMANDO MÉNDEZ

Si no ha sido la obra más protestada del Plan E, casi. La Plaza del Duque, al final de la Plaza Mayor en dirección a San Blas, las 'cuatro esquinas', como popularmente es conocida por los cacereños, ha vivido durante casi medio año al filo de la protesta, en medio de polémicas, quejas y llamadas al orden.

Las quejas eran de los vecinos que se mueven por la zona y que se las veían y las deseaban para sortear obstáculos.

La llamada al orden fue la que tuvo que hacer el concejal de Infraestructuras, Miguel López, a la empresa concesionaria para que agilizase los trabajos.

Fue mano de santo por que durante los dos últimos meses los operarios han trabajado con la precisión de un reloj y la agilidad de un felino. El resultado está a la vista desde comienzos de esta semana, las 'cuatro esquinas' absolutamente renovadas, listas para convertirse en un espacio alternativo de encuentro.

La apuesta que se ha hecho, con una inversión a través del Fondo Estatal de 263.000 euros, trata de favorecer la utilización de la plaza en su doble vertiente. Por un lado, para uso profesional (carga y descarga para los numerosos establecimientos hosteleros del entorno de la Plaza Mayor, con un horario estricto), y, por otro, como lugar de estancia y reunión, tal y como se hace constar en el proyecto que ha desarrollado la empresa Sevilla Nevado. Hay que tener en cuenta que, aunque se trata de un espacio sin valor histórico sobresaliente, sí se encuentra en un lugar de paso de miles de turistas y visitantes, en el casco histórico junto a la Ciudad Monumental.

En el proyecto de la obra se menciona como intervención más sobresaliente «la creación de una plataforma central, de uso compartido». Sobre esta pieza, se explica, se abre una escalinata-graderío, que aprovecha el desnivel. Alrededor de ella, un viario peatonal.

Además, el flamante nuevo pavimento ha ocupado el sitio del viejo adoquinado. Todo ello en la dirección de que la Plaza del Duque sea la antesala de una Plaza Mayor que también cambiará de cara, y que los negocios que hay en esa área no solo no se resientan sino que salgan ganando.

Ahora, los empresarios se ven aliviados por el adiós de los obreros, aunque aprovechan para pedir que no queden remates sin completar.

Fotos

Vídeos