España y Portugal eluden poner fecha para el AVE a Extremadura

Acuerdan que cada país construya la parte de la estación internacional de Caya que esté dentro de su territorio

REDACCIÓNBADAJOZ.
José Blanco y Antonio Mendoça, ayer en la sede el Ministerio de Fomento. ::                             EFE/
José Blanco y Antonio Mendoça, ayer en la sede el Ministerio de Fomento. :: EFE

Habrá que esperar a que esté toda la obra licitada y en construcción para establecer la fecha de llegada del AVE a Extremadura, porque a su juicio «hay que ser riguroso con las fechas».

De esta forma despachó José Blanco la cuestión que más ríos de tinta está haciendo correr en Extremadura de un tiempo a esta parte: cuándo entrará en servicio el AVE entre Madrid y Badajoz, que tendrá continuidad hasta Lisboa.

El ministro de Fomento mantuvo ayer un encuentro con su homólogo portugués, Antonio Mendoça, en el marco de la visita que este último está realizando a España hasta la jornada de hoy.

Tras la entrevista, ambos mandatarios destacaron que la construcción de la vía va por buen camino, aunque no quisieron concretar una fecha exacta para su entrada en funcionamiento, recoge Efe.

Como se recordará, tanto el Gobierno de Aznar como el de Rodríguez Zapatero durante sus primeros años defendieron que la fecha mágica sería 2010. Sin embargo, en la cumbre bilateral de Zamora de enero del pasado año se retrasó el calendario hasta 2013. Previamente, el Gobierno luso había reconocido con pesar que no podía llegar antes, aunque España se mantenía firme en que haría la parte que transcurre por su territorio nacional dentro del tiempo previsto.

Hace apenas cinco meses, en octubre pasado, el propio Blanco mantenía todos los plazos de la alta velocidad, incluyendo el de la línea Madrid-Lisboa.

Además, Blanco y Mendoça ratificaron que Badajoz acogerá la estación de pasajeros de la estación internacional transfronteriza en Caya, mientras que la localidad lusa de Elvas acogerá la de mercancías.

Aunque la decisión se 'vendió' ayer como un acuerdo, lo cierto es que existe consenso sobre la materia desde hace más de un año. Los planos con esta solución se presentaron en la citada cumbre de Zamora. Los ministros repitieron que la estación estará integrada por dos establecimientos diferenciados.

A este lado de la Raya se situará la estación destinada al servicio de pasajeros, mientras que en la parte portuguesa estará la de mercancías. Quizás lo más novedoso es que cada país construirá las instalaciones que están en su territorio, aunque su explotación corresponderá a una sociedad conjunta creada para tal fin.

No se refirieron en cambio al acuerdo internacional que en teoría deberían firmar antes de que llegara el verano para cerrar los últimos flecos sobre la estación.

No obstante el ministro español destacó, al igual que su homónimo portugués, la importancia de esta conexión ferroviaria, porque a través de ella se va a conseguir una península Ibérica mejor comunicada, más unida y más cerca de Europa.

Por otro lado, los Gobiernos de España y Portugal también consideran prioritario el tramo de alta velocidad ferroviaria entre Oporto y Vigo, y según Blanco, existe un compromiso claro de llevarlo adelante. Destacaron que se ha despejado cualquier duda que hubiese sobre la construcción del tramo entre esas dos poblaciones. Blanco indicó que «vamos a mantener el compromiso que tenemos con los fondos remitidos desde la UE para el trayecto».