La mujer, muy presente en la Prehistoria

Una exposición que hoy se abre en Badajoz ilustra sobre la presencia femenina en las tareas cotidianas de la Prehistoria Frente a los varones cazadores, ellas realizaban una importante labor

M. BARRADO TIMÓNBADAJOZ.
El carácter simbólico de las conocidas 'venus' prehistóricas ha ocultado a la mujer real. ::                             CASIMIRO MORENO/
El carácter simbólico de las conocidas 'venus' prehistóricas ha ocultado a la mujer real. :: CASIMIRO MORENO

Hace décadas, cuando nuestros viejos libros de texto nos informaban sobre la humanidad de la Prehistoria solían referirse a los 'hombres primitivos' en un sentido que muchas veces era estrictamente literal: se divulgaban fundamentalmente las tareas y misiones que los varones cazadores desarrollaban en aquellas sociedades antiguas y se les presuponía la autoría de los dibujos en roca que han llegado hasta nuestros días.

La presencia de las mujeres se despachaba con alusiones a su trabajo doméstico y alguna reflexión sobre el papel simbólico de las plásticas 'venus' cuya significación ha ocupado siempre a los arqueólogos. La mayor presencia social de las mujeres y, sobre todo, la incorporación creciente de féminas a los equipos de investigación universitaria, ha abierto nuevas interrogantes de género en el estudio de las sociedades prehistóricas. Establecer teorías e indagar nuevos vestigios y testimonios sobre la aportación de las mujeres a la vida diaria y la economía de aquella época es el objetivo de la exposición 'Las mujeres en la Prehistoria' que se abre esta mañana en la Sala Europa de Badajoz.

La muestra está organizada por el Museo de Prehistoria y la Diputación de Valencia y ha realizado desde comienzos del año 2007 un recorrido itinerante por numerosos museos del país, sorprendiendo primero por sus perspectivas y, en general, despertando pasiones por sus múltiples sugerencias.

La comisaria de la muestra, Begoña Soler, dice que se ha intentado romper mitos acendrados como el de la exclusión de la mujer de los grupos cazadores. Algunas fotos que se exhiben al comienzo del recorrido corresponden a sociedades cazadoras-recolectoras de mediados del pasado siglo, con un estadio de desarrollo que podría asimilarse al de algunas prehistóricas, en las que las mujeres fueron vistas utilizando arcos de caza. «Queríamos romper el mito de que hay determinadas actividades que sólo hicieron los hombres y nos podemos plantear que la mujer tenía muchas opciones en lo que era la actividad económica cotidiana», dice Begoña Soler.

La exposición está organizada cronológica y temáticamente. Se empieza por el Paleolítico y se sigue por las sociedades agrarias. Sobre imágenes de yacimientos reales del litoral valenciano se han dibujado figuras de hombres, mujeres, niños y niñas imaginados en actitudes de cada día y rodeados de copias de objetos y cerámicas creados en aquella sociedad.

Puede verse una reconstrucción del enterramiento de una mujer sin ajuar y la imagen de otra muerta de parto. Los paneles representan otras tumbas de mujeres con sus parejas o con bebés que pudieran ser sus hijos. También hay imágenes de vulvas que fueron dibujadas en las paredes hace 28.000 años. Y reproducciones de las famosas 'venus' sobre las que hoy se discute que representen un canon de belleza o tengan significado religioso. Hay un investigador que supone que sus marcados rasgos corporales puedan proceder de la propia autobservación femenina. En ese caso, las artistas también serían ellas.