Yuste sin los jerónimos

CARMEN GARCÍA LÓPEZCUACOS DE YUSTE

Carlos V trajo a los jerónimos cuando vino al monasterio de Yuste para morir. Los jerónimos estuvieron a su lado los últimos días de su vida, ayudándole a bien morir, y su hijo Jeromín vivió en Cuacos de Yuste y fue atendido por don Luis Quijada y su esposa doña Magdalena de Ulloa. La historia más perfecta de Carlos V y los jerónimos está en Yuste. Pido a todos los extremeños que se muevan para que los jerónimos vuelvan a Yuste lo antes posible, pues son parte de historia del emperador Carlos V. Es tristísimo que ahora no estén. En el monasterio se debe realizar una obra que está concedida desde el año 2006, cuando no había crisis, y aún no ha empezado. Es vergonzoso todo esto. Los monjes son de clausura y de vida contemplativa, por lo que considero más apropiado que las tareas de limpieza, jardinería. fueran realizadas por hombres. Los guardias jurados saben tratar al personal que acude al monasterio, pero pido de corazón a los responsables que la obra que se haga lo antes posible para que monjes jerónimos del Real Monasterio de Yuste vuelvan al lugar al que los trajo el emperador Carlos V. Cuando se volvió a inaugurar el monasterio los trajo Franco para que vivieran en él en clausura y recogimiento.