El Festival de Mérida recorta 800.000 euros su presupuesto para este 2010

La cita cultural más relevante de la región manejará 2,8 millones y reduce a un mes y cinco obras su programación

CELESTINO J. VINAGREMÉRIDA.
Elías, con Ernesto Alterio en el Edipo Rey de hace dos años. ::                             HOY/
Elías, con Ernesto Alterio en el Edipo Rey de hace dos años. :: HOY

Se preveía y no ha fallado. Las apreturas económicas se ceban también con el acontecimiento sociocultural más importante de Extremadura. El Festival de Mérida, que cada verano sitúa a nuestra región en el mapa nacional y europeo de las artes, se queda para este año sin 133 millones de las antiguas pesetas. En euros, 800.000 menos para la edición 56ª, que también viene con más rebajas. El Festival durará sólo un mes -del 16 de julio al 15 de agosto- y su programación constará de cinco montajes. Como ya sucedió el año pasado, quedan para mejor ocasión novedades de otras ediciones, como las galas de inauguración y de clausura, y los catering que se desarrollaban después de cada estreno.

A falta de conocer más detalles y de su anuncio oficial, lo cierto es que el Festival de Mérida vivirá su segundo año seguido en época de vacas flacas. Tendrá un presupuesto que supera ligeramente los 2,8 millones de euros, un 22% menos que el de 2009. El recorte llega fundamentalmente de la parte pública, de lo que aportan las distintas Administraciones representadas en el Patronato, aunque falta por certficar lo que también se intuye: que la parte privada también ahorra.

El año pasado, por ejemplo, la Consejería de Cultura y Turismo ya utilizó de forma notoria la tijera. El departamento que dirige Leonor Flores retiró 1,2 millones de euros (200 millones de pesetas) al Festival emeritense. En cambio, el Ayuntamiento mantuvo su asignación, 110.000 euros como fondos propios, aunque gracias a la mediación ante entidades privadas su aportación final se pensaba situar en 220.000 euros. El Ministerio de Cultura, otro de los patronos, según fuentes del Festival, tampoco varió significativamente su apoyo al certamen.

Gastos

Lo paradójico de entonces es que el presupuesto de 2009, de 3,6 millones de euros, contó con 180.000 euros más que el de 2008. La extraña ecuación de menos gastos, más presupuesto se explicó porque se han quitado los gastos extraordinarios que tuvo la edición de hace dos años, en la que se celebró, con cierto boato, el 75 aniversario de la recuperación del Teatro Romano como espacio escénico. De esa manera, la consejera de Cultura, Leonor Flores, justificó el descenso de 1,2 millones de euros de la aportación de la Junta de Extremadura.

Posiblemente a mediados de este mes, con seguridad antes de la Semana Santa, se dará a conocer las cuentas más concisas sobre previsión de gastos e ingresos del Festival y la programación (ver información adjunta). Sin embargo, lo que es seguro es que tendrá 800.000 menos euros de presupuesto.

«Estamos en un Festival de crisis, pero no en crisis», avanzó el año pasado el director del Festival, Francisco Suárez, dando a entender que el recorte no afectaría a la calidad de las obras y a la respuesta del público. Lo cierto es que, en líneas generales, fue así. Desde luego, en cuanto a asistencia de público.

Entradas

En verano pasado, 79.383 espectadores disfrutaron durante julio y agosto de las siete representaciones programadas. Fue un excelente dato, gracias sobre todo a la Medea de Blanca Portillo, a El Brujo, y su Evangelio de San Juan, a la compañía Animalario y su 'Tito Andrónico' y a la comedia de 'Los gemelos'.

'Medea', en concreto, batió el «récord» de asistencia de público con 23.412 espectadores en todas sus representaciones, es decir, una media de 2.341 asistentes diarios. Mientras, 'Los gemelos' y 'El Evangelio de San Juan' tuvieron una asistencia del 60 por ciento del aforo del Teatro Romano, con capacidad para albergar a 2.553 espectadores.

El director general de Promoción Cultural, Javier Alonso De la Torre, admitió que existían unas «expectativas temerosas» sobre cómo podría afectar la crisis a la asistencia de público. En un principio se produjo una reducción de la venta anticipada, pero, al final, hubo un aumento en la venta de localidades.