«Son tiempos de ajustes», dice Vara sobre el sueldo de los funcionarios

J. L. A.MÉRIDA.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, manifestó ayer sobre la propuesta del secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, de congelar el salario de los funcionarios, que son «tiempos de ajustes colectivos» y que en esta situación «va a haber que exigir esfuerzos a todos».

Si se aplicara el planteamiento de reducir el cuatro por ciento el volumen total de retribuciones de los funcionarios, Vara recuerda que las decisiones que tome la Administración General del Estado en esta materia son de obligado cumplimiento en el conjunto de las comunidades autónomas.

«Lo que vino a decir» el secretario de Hacienda es que «habrá que sentarse a hablar para ver cómo es posible conseguir los objetivos de reducción del déficit con los compromisos adquiridos».

No se trata de un capricho sino de una exigencia de la Unión Europea; la reducción del déficit no obliga a una parte de la sociedad y a otra no, sino que «nos va a obligar al conjunto del cuerpo social».

En cualquier caso, con posterioridad a esas opiniones, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, aseguró que no habrá ni congelación ni reducción de sueldos de funcionarios, sino que el ahorro vendrá de la disminución en la cantidad de personal.

Por otro lado, Guillermo Fernández Vara también afirmó que febrero y marzo suelen ser meses tradicionalmente de crecimiento del paro, pero confía en que a partir de ahí «esperemos que vaya aumentando la cifra de empleo y que haya resultados positivos».

Se ha pronunciado así sobre la incidencia que pueda tener en el empleo el mejor comportamiento de la economía extremeña, que creció un 0,4 por ciento durante el último trimestre de 2009.

Vara indica que todo esto hace pensar que los datos que están dando los analistas para el año 2010 «pueden ser verdad» y que Extremadura y alguna otra comunidad «entren en senda de crecimiento anual, lo que significaría que habríamos salido de la recesión pero no de la crisis».

A su juicio superar la recesión puede tener como consecuencia que la destrucción de empleo se pare en términos anuales, aunque haya algún mes en que puedan aumentar las cifras del paro.

En ese sentido «si logramos irnos a tasas de crecimiento como nos dan los analistas, en el entorno del uno por ciento, es lógico pensar que en términos anuales se parará la destrucción de empleo, que es una cuestión básica para a partir de ahí arrancar creando puestos de trabajo netos», dijo Fernández Vara.