Las potencias se preparan para una guerra espacial

Espacio./Archivo
Espacio. / Archivo

Estados Unidos destina 8.000 millones de dólares

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

La Guerra de las Galaxias ha dado el salto de la ciencia ficción a la realidad. Una batalla por dominar el espacio y que nada tiene que ver con la carrera por llegar primero al planeta rojo. Tras las guerras mundiales, tras la Guerra Fría y la guerra comercial, ahora llega un nuevo episodio, la guerra espacial y para ello se preparan las grandes potencias mundiales.

«Nuestros adversarios ya han transformado el espacio en un campo de guerra. La paz sólo llegará a través del uso de la fuerza, y en el ámbito del espacio exterior, la Fuerza Espacial de los Estados Unidos será esa fuerza en los próximos años», anunciaba el pasado año, Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos.

Unas palabras que tuvieron el apoyo de Donald Trump con la firma de una orden que iniciaba de forma «inmediata» la creación de un ejército espacial y que iniciará sus maniobras en 2020 bajo el nombre Fuerza Espacial de Estados Unidos (US Space Force).

El objetivo de esta nueva fuerza sería detener los avances militares espaciales de sus adversarios, como Rusia o China, quienes ya estarían trabajando desde hace algunos años en herramientas con las que buscan conquistar el espacio.

La alerta ha cruzado el Atlántico y ha tenido su eco en Bruselas. «Varios estados miembros están considerando en este momento formas de fortalecer su doctrina de defensa para la dimensión espacial. Están hablando de fuerzas espaciales», ha explicado Elzbieta Bienkowska, funcionaria de la Unión Europea. «Lo que se está convirtiendo en una realidad a nivel nacional, probablemente también debería convertirse en una realidad a nivel de la UE. Tenemos que discutir, a largo plazo, una Fuerza Espacial Europea».

Según EUobserver, «la organización se está llevando a cabo en una carrera entre China y Estados Unidos», señala una fuente europea a ese medio. La Administración Trump ya ha destinado un total de 8.000 millones de dólares para desarrollar su plan basado en cuatro pilares.

El primer punto es la creación de un Comando el Espacio que ejercerá como aparato responsable de este nuevo Ejército. Sin embargo, antes de llegar a esa posible lucha espacial los futuros militares espaciales han de recibir una formación adecuada cuya «misión centrarse en la seguridad espacial». Estos trabajarán bajo la supervisión de una Agencia Espacial, que dependería, según la propuesta estadounidense, de un nuevo subsecretario de Defensa para el Espacio.

Pence ya señaló dos enemigos: China y Rusia. El gigante asiático realizó en 2007 una prueba con misiles antisatélite en el espacio exterior que destruyó por completo una de sus estaciones meteorológicas. Un incidente que Pekín no informó y alertó al resto de países. Rusia, por su parte, está desarrollando, según EE UU, un láser capaz de bloquear a las infraestructuras espaciales.

La Unión Europea se plantea entrar de lleno en esta carrera armamentística espacial y las miradas se dirigen a los 24 satélites de alta precisión del proyecto Galileo. «Habrá estados miembros que lo usarán para fines militares, y habrá otros estados que lo usarán para servicios de emergencia y lo que sea. Usted es una decisión de cada estado miembro», señala EUobserver.

Temas

China, Rusia
 

Fotos

Vídeos