Juguetes conectados, los espías perfectos en las Navidades

Juguetes conectados, los espías perfectos en las Navidades
EFE

Los dispositivos electrónicos pueden ser un peligro para la intimidad de los pequeños si no se usan bien

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

«Queridos Reyes Magos. Este mes me he portado muy bien y por eso quiero pediros el último móvil con las mejores cámaras, un dron con bluetooth y un altavoz de esos para poder hablar con él». Hoy en día muchas cartas a los magos de Oriente o, para quien lo prefiera, a Papá Noel.

Los juguetes conectados o dispositivos inteligentes son ya los protagonistas en los presentes cada Navidad. España es líder mundial por penetración de smartphones, con un 88% de usuarios únicos, 22 puntos por encima de la media mundial, según datos de la CNMC.

La edad a la que los jóvenes españoles comienzan a tener smartphone propio se adelanta año tras año. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la disposición de un teléfono inteligente se incrementa significativamente a partir de los 10 años. Así, tres de cada cuatro niños de 12 años tienen teléfono móvil, y la mitad de los niños con 11 años también lo tiene. A partir de los 13 años (86%) la tendencia se eleva hasta alcanzar el 93,9% en la población de 15 años.

Los niños son un objetivo primordial para las marcas y conscientes de que son los consumidores del futuro centran en ellos sus productos. Los juguetes tradicionales pasan a ser inteligentes y conectados y en muchas ocasiones se desconocen los riesgos de su uso.

«Los juguetes conectados ofrecen nuevas posibilidades de juego, fomentando la interactividad y participación del menor, siendo necesario conocer las sencillas recomendaciones que permiten evitar los riesgos derivados de esta nueva dimensión de juego», explica el Incibe en un comunicado.

La compra de un juguete conectado es una acción importante, por ello el organismo público ha lanzado una guía para familias y evitar casos como el de la muñeca Cayla, que encendió todas las alarmas en Estados Unidos permitía a cualquier persona escuchar y grabar la conversación que se mantuviera con la muñeca. 

Por ello para disfrutar de los regalos de Reyes es necesario cambiar contraseñas y códigos por defecto para la conexión con otros dispositivos. Además es recomendable mantener las actualizaciones para corregir fallos de seguridad y apagar el juguete cuando no lo estemos utilizando para que no recopile datos cuándo no se necesita.

El caso de Cayla no es el único. En Estados Unidos, VTech Electronics ha tenido que pagar una multa de 650.000 dólares a la Comisión Federal del Comercio del país después de conocer que la compañía había recopilado datos digitales de niños sin permiso de los padres y sin garantizar su seguridad.

En este caso se trataba de tablets, un dispositivo muy utilizado en los últimos años por los menores, ya sea para jugar, aprender o, incluso, ver vídeos en Youtube. Desde Incibe, los expertos en seguridad animan a usar el control parental del móvil o la tableta para evitar el acceso a a otras aplicaciones o a compras sin autorización, y, además, conviene comprobar y eliminar los registros de mensajes y otros datos personales almacenados en los sistemas del fabricante.

Finalmente, recuerdan que es importante asegurar la conexión WiFi para bloquear el acceso a otras personas.