«Hackear» la inteligencia artificial para proteger la intimidad

Alias./Project Alias
Alias. / Project Alias

Dos suecos crean un sistema para proteger las conversaciones ante altavoces inteligentes

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Las preguntas sobre qué escuchan los asistentes virtuales son habituales después de que estas pasadas navidades se hayan convertido en el regalo preferido. Inteligencia artificial al servicio de los ciudadanos y que se convierten en perfectos espías gracias a sus micrófonos incorporados.

No obstante, los fabricantes aseguran que los micrófonos no graban si no se activan previamente mediante la palabra de activación, ya sea «Alexa» o «Ok, Google». Pero, los usuarios no están tan seguros de ello.

Debido a esas dudas, dos hackers y diseñadores, Bjørn Karmann y Tore Knudsen, han creado, lo que ellos llaman, Project Alias. Un «gran hack», señalan sus padres, que pondría al servicio de los usuarios los datos que el asistente recopila.

Los dos suecos han creado esta solución open source y que lo comparan como «un virus para las grandes empresas de tecnología». Para su funcionamiento es necesaria la aparición de una cubierta impresa en 3D, un micrófono, dos altavoces y una Raspberry Pi.

A modo de sombrero, el dispositivo sueco emite a través de sus altavoces un ruido que inutilizaría el altavoz Echo de Amazon o el Home de Google cuando la cubierta está sobre los dispositivos inteligentes.

Alias además permite la configuración que despertaría a los Alexa y a los asistente de Google, por lo que la privacidad aumentaría. Al configurar la palabra deseada, Alias dejaría de emitir el ruido programado para desactivar la escucha. A continuación, Alias «despierta» al Echo o al Home para ser usado con total normalidad.

Información sensible

Las grabaciones registradas todas (Apple, Amazon, Google o Microsoft) van a parar a la nube. Amazon explica en su servicio web «eliminar esas grabaciones puede degradar tu experiencia al usar el dispositivo», por lo que su objetivo es «mejorar la precisión de los resultados proporcionados y para mejorar nuestros servicios».

El caso de Amazon y los registros sonoros son particularmente importantes, porque, según señala el gigante del comercio electrónico, la información puede en algunos casos ser compartida con terceras partes.

En el caso de Google, el gigante de los buscadores guarda la información para mejorar los resultados de las búsquedas y además «ofrecer respuestas y sugerencias mejores y más personalizadas». Las grabaciones se guardan de forma indefinida a no ser que el usuario los elimine manualmente.

Apple, por su parte, también tiene acceso a los contactos al estar en los iPhones como dispositivo estrella. Además, la recopilación varía dependiendo de la información que se le pida a Siri.