Un videojuego contra los nazis

Escena del videojuego 'Through the Darkest of Times', de Jörg Friedrich y Sebastian Schulz. :: HOY/
Escena del videojuego 'Through the Darkest of Times', de Jörg Friedrich y Sebastian Schulz. :: HOY

Polémica en Alemania por la venta del primer juego virtual que recrea el periodo nazi sin filtros, con esvásticas y lemas nacionalsocialistas

JUAN CARLOS BARRENA

El videojuego 'Through the Darkest of Times' (A través del más oscuro de los tiempos) es el primero que se vende en Alemania y muestra el periodo nazi tal como era, con esvásticas, runas de las SS y lemas nacionalsocialistas. Hasta hace unos días, en los juegos virtuales las banderas rojas solo mostraban un círculo blanco vacío en el medio y nadie hacía el saludo fascista. Presionada por la industria y los jugadores, la Autoridad Reguladora del Software de Ocio (USK) ha roto el tabú este mes al comunicar que permite la publicación de «simbología anticonstitucional» en videojuegos mientras sirvan «al arte o la ciencia, la representación de acontecimientos históricos o a la historia».

Sin embargo, la difusión de 'Through the Darkest of Times', que acaba de presentarse en el salón Gamescom de Colonia, ha provocado la indignación de la clase política alemana y protestas oficiales por parte de Israel. No hay que olvidar que la simbología nacionalsocialista está prohibida por ley en Alemania. El saludo fascista con el brazo en alto, vociferar 'Heil Hitler' o lucir un brazalete con una esvástica son actos que pueden ser castigados con penas de cárcel, toda vez que se consideran apología del nacionalsocialismo y una ofensa a los millones de víctimas del régimen nazi.

El artículo 86 del Código Penal alemán establece condenas de hasta tres años de prisión para quienes difundan material de propaganda «cuyo contenido tiene como fin secundar los objetivos de una antigua organización nacionalsocialista». 'Through the Darkest of Times', por el contrario, gira en torno a la resistencia contra el nacionalsocialismo. Es una atractiva mezcla de táctica y aventura que tiene como protagonistas a gente anónima que lucha contra el régimen de Hitler. Un juego antibélico que rinde homenaje a quienes se opusieron a la dictadura y su simbología.

Jörg Friedrich y Sebastian Schulz, sus creadores, no pueden ocultar su satisfacción por la decisión adoptada por la Autoridad Reguladora del Software de Ocio, que equipara estos programas a otros medios de difusión histórica como la literatura o el cine. Ante la incertidumbre previa, reconocen que «desde el principio trabajamos en el desarrollo de dos versiones del juego, una alemana y otra internacional». La autorización de la USK permite comercializar una versión única sin censura, pero no ha impedido que se desate la polémica en un terreno tan sensible.

La Embajada de Israel en Berlín ha protestado y la ministra alemana de Familia y Juventud, la socialdemócrata Franziska Giffey, ha dicho que «con las esvásticas no se juega» para expresar su desacuerdo con la decisión de la USK. Jörg Friedrich subraya que los videojuegos «deben ser tratados como cualquier otro medio de difusión», si bien reconoce que hay juegos virtuales que pueden dar lugar a polémica.

Cree que resulta «altamente problemático» utilizar simbología nazi con múltiples jugadores porque en ese tipo de programas es posible asumir el papel de un nazi, adornar el uniforme propio con esvásticas o runas de las SS y asaltar otro país. Todo lo contrario de lo que ocurre en 'Through the Darkest of Times', donde los jugadores solo pueden asumir roles civiles, como conductor de taxi, funcionario o peluquera, para formar un pequeño grupo de resistencia y sabotear a los nazis evitando todo tipo de peligros y amenazas.