No vale distraerse

Crean unas anteojeras humanas para que los trabajadores no se distraigan en oficinas abiertas