Los toros de José Escolar regalan un encierro de preciosas carreras

Los toros de José Escolar regalan un encierro de preciosas carreras

Los astados terminan el recorrido en dos minutos y trece segundos en un encierro ordenado y rápido | Tan solo se han producido dos traslados a los centros hospitalarios

PABLO OJERPamplona

En pocas ocasiones los mozos han tenido más oportunidades de disfrutar de la cercanía de las astas de los toros que en el encierro de este martes, protagonizado por los astados de José Escolar. Una manada disgregada y menos corredores que los días anteriores han multiplicado las posibilidades de acercarse.

Había cierto temor a la reacción de los toros de José Escolar. En más de una ocasión algún toro se había vuelto, incluso hasta los corralillos, en las ocasiones anteriores en que habían acudido a los Sanfermines. Además, esta mañana el suelo estaba mojado después de la intensa tormenta que durante la tarde y noche de ayer afectó a buna parte de Navarra.

Sin embargo, los astados se han comportado de maravilla y en ningún momento han hecho amago de embestir a los corredores. Más bien al contrario, la mirada fija hacia adelante ha permitido que los mozos se acercaran hasta la mismísima punta de las astas.

Como estos días de atrás, la manada ha ido hermanada durante la primera mitad del encierro. Los cabestros se han hecho con el control de la carrera y en ningún momento han permitido que algún toro se escapara hacia adelante. Sin embargo, una vez en la calle Estafeta, coincidiendo con el tramo donde se concentraban más corredores, un manso ha tropezado y, a su vez, ha hecho que parte de la manada también se cayera.

Líquido antideslizante

Hoy se ha comprobado perfectamente la eficacia del líquido antideslizante que se extiende sobre el recorrido unos días antes de San Fermín. En el tramo en que estaba presente, en Mercaderes y la Curva de la Estafeta apenas se han producido caídas. Explican los expertos que el efecto de este líquido aumenta con el suelo mojado y hoy todavía quedaba agua de la tormenta de ayer. Sin embargo, una vez que corredores y morlacos han rebasado la zona donde se había esparcido el antideslizante, han comenzado las caídas.

A pesar de todo, los animales han continuado el recorrido con nobleza, y con cierta separación entre unos y otros, por lo que los corredores han podido elegir frente a qué toro corrían. Eso sí, siempre y cuando resistieran la velocidad de los astados porque el encierro de hoy ha sido muy rápido, el más veloz de los tres que llevamos estos Sanfermines y uno de los que menos tiempo ha durado en la historia de los encierro, 2 minutos y 13 segundos.

Esta velocidad ha provocado algunas caídas entre los corredores y dos han tenido que ser trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra. El más grave de los trasladados es el británico S.S., de 49 años que ha sufrido una fractura abierta en el tobillo izquierdo y quedará ingresado. El otro herido es T.G.E., vecino de Chicago (EEUU) que ha sufrido un traumatismo craneoencefálico leve, por lo que se prevé que hoy mismo sea dado de alta.

Más información

Temas

Toros