«Solas las mujeres no tenemos fuerza, pero sí en un congreso»

Ángeles Durán será una de las ponentes del congreso. :: j. lizón / efe/
Ángeles Durán será una de las ponentes del congreso. :: j. lizón / efe

M. CARRILLO

Ángeles Durán, recién galardonada con el Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política 2018 y Medalla de Extremadura en 2009, no se siente un ejemplo a seguir pese a ser la primera mujer en recibirlo. Y eso que en 1982 también fue la primera en conseguir una cátedra de Sociología en España. «Tardaremos en dejar de ser las primeras en algo», dice.

Doctora en Ciencias Políticas, Durán será una de las ponentes del congreso que organiza Vocento y es presidenta de honor de la cátedra de la Universidad Autónoma que está dirigiendo el observatorio de WomenNOW. Experta en el análisis del trabajo no remunerado y su relación con la estructura social y económica, un campo asociado con frecuencia a las mujeres, asegura que «se han conseguido avances muy importantes en el ámbito laboral. La penosidad del trabajo realizado por las mujeres se ha reducido. Mientras nuestras bisabuelas trabajaban con las manos llenas de sabañones o nuestras madres dedicaban gran parte de su vida a la dura tarea de criar a muchos hijos, el desarrollo de la tecnología ha contribuido a reducir la dureza física de nuestro trabajo».

Sin embargo, la experta realiza una llamada de atención hacia la tecnología porque «se nos puede volver en contra». Considera que esos mismos avances que permiten a las mujeres planificar su maternidad -«a mí me ha salvado la vida el poder elegir cuántos hijos tener y cuándo»-, son también los que puede realizar abortos selectivos en contra de las mujeres (por ejemplo, la utilización de las ecografías que permite conocer de antemano el sexo del bebé). Pese a la tecnología, el grueso del cuidado de los familiares sigue recayendo en las mujeres. «Somos más longevos y tenemos menos hijos (1,3 de media) por lo que las mujeres ahora trabajamos más, pero en mejores condiciones», añade.

Además de la tecnología, otro elemento fundamental para el avance de la sociedad, a juicio de Durán, es la educación. «Por obligación y por formación el mundo académico es una entidad con capacidad de formar». Ella ve esta institución como un centro de innovación de donde han salido importantes iniciativas.

Citas esenciales

En su discurso de investidura como doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de Madrid, en mayo de 2008, la catedrática destacó: «Todas las instituciones cambian cuando cambia el perfil humano de sus componentes y a finales de los 70 la universidad era un hervidero de ideas nuevas y un ensayo permanente de nuevas fórmulas organizativas».

En esa búsqueda de nuevas ideas, la catedrática destaca también la importancia de los congresos. En referencia a Santander WomenNOW Summit, el foro internacional que se celebrará en Madrid los días 28, 29 y 30 de marzo, opina que citas como esta «son esenciales. Individualmente las mujeres no tienen fuerza pero si se reúnen en un congreso pueden expresar su pensamiento, buscar alianzas con otras mujeres y realizar demandas colectivas».

Ángeles Durán no quiere avanzar una opinión sobre el futuro que les espera a las mujeres pero se muestra optimista y cree que «avanzamos por el buen camino, salvo que los giros políticos nos lleven a mirar con desprecio los avances hechos en los últimos años». Eso sí, sobre su futuro personal más inmediato, sí se atreve a pronunciarse. Se ha marcado como reto, además de continuar investigando y escribiendo, apuntarse a un coro y tomar clases de baile.

Cuando se le pregunta a Ángeles Durán por la evolución de la sociedad en los últimos años, recuerda alguna de las contradicciones que tuvo que vivir y que ahora afortunadamente no existen. «Por ejemplo, siendo estudiante en la facultad de Derecho, y por ser mujer, no podía ser juez forense; tampoco podía abrir una cuenta corriente sola o pedir un préstamo si no iba acompañada de mi marido».