La falta de hidratación afecta al rendimiento

Es importante vigilar que mantenemos una correcta hidratación en el trabajo. /
Es importante vigilar que mantenemos una correcta hidratación en el trabajo.

La mayoría de la personas no bebe suficiente líquido a diario sin tener en cuenta que solo con una deshidratación del 2% se ven afectadas diversas habilidades cognitivas como la atención

REDACCIÓNmadrid

Alrededor de dos tercios de nuestro cuerpo son agua, un elemento indispensable para la mayoría de los procesos fisiológicos que debe restituirse de forma periódica, ya que nuestro organismo no la almacena. Pero, a pesar de la insistencia de los expertos, a día de hoy aun hay un importante desconocimiento sobre los niveles de hidratación adecuados y sobre cómo su falta nos afecta. De hecho, la mayoría de las personas no bebe suficiente líquido a lo largo del día y «el balance hídrico es algo que nos afecta a todos y que puede comprometer nuestra salud, en especial en grupos de riesgo como son ancianos y niños», afirma el doctor Lluís Serra-Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria .

Aunque la importancia de la hidratación hay que observarla durante todo el año, siempre tendrá más relevancia en aquellos periodos en los que hace más calor y en los que se incrementa el riesgo de hidratación inadecuada. Hay que tener en cuenta que los niveles recomendados de ingesta de líquidos se ven incrementados en función de las condiciones ambientales y de la práctica de ciertas actividades.

Es «especialmente importante» vigilar que mantenemos una correcta hidratación durante la mañana y a primeras horas de la tarde, también durante el tiempo de estudio y en el trabajo o conducción, así como mientras se realiza ejercicio o se está expuesto a temperaturas elevadas. «Según la intensidad y duración del trabajo, la falta de una hidratación adecuada puede llegar a afectar al rendimiento. Una hidratación inadecuada influye en la capacidad de rendimiento, y en situaciones de deshidratación leve de solo un 2 por ciento resultan afectadas diversas habilidades cognitivas como el aprendizaje, la atención, la memorización y la rapidez de respuesta. También afecta a la aparición de cefaleas y disminuye la respuesta motora», afirma el experto.

De ahí la importancia de la ingesta de agua u otros líquidos como sopas, zumos, refrescos o batidos, e incluso alimentos con alto contenido en agua, «siempre teniendo en cuenta el aporte calórico» de todo lo que tomemos, matiza el doctor.

Sopas de verano para estar hidratados