Del 30% al 50% de los pacientes asmáticos están insuficientemente controlados

Del 30% al 50% de los pacientes asmáticos están insuficientemente controlados

El 6 de mayo se celebra el Día Mundial del Asma, una enfermedad en la que la sanidad pública invierte 2% de los recursos para su control

REDACCIÓNmadrid

Solo la tercera parte de las personas que sufren asma conocen qué alergias la produce y adoptan las medidas necesarias para evitarla, según un estudio publicado en la revista científica de SEPAR Archivos de Bronconeumología. Está bien demostrado que la exposición a alérgenos incrementa el riesgo de desarrollar asma y comporta un peor control de los síntomas de dicha enfermedad, asegura la doctora Teresa Bazús, neumóloga experta en asma y miembro de SEPAR, Por este motivo, es muy importante que los pacientes con asma conozcan todas sus alergias, si las tienen, porque solo así podrán adoptar las conductas adecuadas que permitan reducir o eliminar dicha exposición.

El precio del mal control de la enfermedad

En el mundo padecen asma 300 millones de personas y en España alcanza entre el 8% y el 12 % de la población adulta, y entre el 8% y el 12% de los niños. Por esta razón se destina un 2% de los recursos de la sanidad pública la enfermedad, aproximadamente 1.480 millones de euros. Según el estudio Asmacost, realizado por el Área de Asma de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el 70% corresponde a las consecuencias del mal control del asma.

El asma sigue siendo una enfermedad prioritaria para la neumología que requiere especial implicación por parte de los profesionales sanitarios, explica la doctora Eva Martínez Moragón, coordinadora del Área de Asma de SEPAR. Uno de los problemas, que ocasiona más gasto sanitario, es el infra-diagnóstico y el mal control de la enfermedad, pues los síntomas pueden llegar a confundirse con otras enfermedades: entre el 30% y el 50% de los pacientes asmáticos están insuficientemente controlados y en el 57% de los casos existe discrepancia el neumólogo y el paciente asmático en cuanto a la valoración del impacto del asma en la vida diaria como en la satisfacción por el tratamiento, según el Programa de Investigación en Asma de SEPAR.

La concordancia entre la visión que un paciente tiene de su enfermedad y su tratamiento y la de su médico, juega un papel relevante en la evolución de la misma, afirma la doctora Bazús. Es necesario hacer espirometrías en la clínica diaria de forma sistemática para un correcto diagnóstico.

Los costes del asma dependen del nivel del control individual de cada paciente y del grado en que se eviten las exacerbaciones, según el estudio Asmacost, que señala que para tratar el asma de la población española se invierte 27,9% de los recursos en medicamentos, 24% en las exploraciones y 17% en ingresos hospitalarios.