Treinta años de lucha contra los estigmas

Campaña CESIDA de Javier Cámara. / Sr. García

El Día Mundial contra el Sida nació hace tres décadas para romper barreras y favorecer la aceptación

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Era la primera vez que un anuncio de esas características llegaba a la televisión pública, que tenía el monopolio a nivel estatal. Todavía faltaban un par de años para que llegasen a los televisores (y no de todos los hogares) las privadas. Los responsables del ente se quedaron sorprendidos por el 'spot' que le había entregado el Ministerio de Sanidad. Todo era novedoso. Un anuncio que había costado 93 millones de pesetas de los 96 millones destinados al conjunto de la campaña. Al cambio, cerca de 600.000 euros. Televisión Española decidió no emitir el anuncio. No porque fuera sobre el sida, sino porque aparecían unas litronas y eso podía empujar a los jóvenes a beber alcohol.

Era la campaña 'Sí da. No da', la primera en televisión en España que intentó explicar cómo podían los ciudadanos contagiarse de esa nueva enfermedad surgida a comienzos de la década de los ochenta y que coincidía con la celebración el 1 de diciembre de 1988 del primer Día Mundial contra el Sida. Treinta años de un viaje en el que se han recorrido diferentes fases, desde la presentación de la enfermedad, la demostración de sus efectos desbastadores, la prevención o la asunción de que una persona con VIH puede hacer una vida completamente normal gracias a los avances médicos, que han convertido a una enfermedad mortal en los ochenta en una patología crónica. «El próximo año celebraré mi propio aniversario, diez años desde que me hice VIH positivo», confesó el pasado jueves el diputado laborista Lloyd Russell-Moyle en el Parlamento británico. Ha sido un largo viaje desde el temor a la aceptación. «Ninguna persona diagnosticada con VIH en la actualidad debería sentirse menos capaz de prosperar y disfrutar de la vida que nadie más debido a su estado», indicó en sede parlamentaria.

La lucha contra el estigma de las personas con VIH centra la campaña que ha lanzado el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. 'Besar, Comprender, Amar, Disfrutar, Tocar y Convivir, No Transmite el VIH' es el lema de esta iniciativa para intentar concienciar a la sociedad sobre esta enfermedad. Y es que todavía el 28% de los españoles declara que no se sentiría cómodo trabajando con alguien que estuviera infectado por el virus del VIH. Este porcentaje se incrementa hasta el 37% en la media europea, según la encuesta '¿Ha dejado el VIH de ser un problema?', realizada por International Association of Providers of AIDS Care con la colaboración de Gilead Sciences.

Infografía: ¿Se acabó la epidemia del VIH/sida en Europa? | Statista Más infografías en Statista

Póntelo

Ese estigma produce pavor entre las personas que han mantenido una relación sexual de riesgo y temen haber contraído el virus. «El miedo a la discriminación y el estigma se presentan como unos factores determinantes para que las personas no se hagan la prueba», explica Ramón Espacio, presidente de Cesida. Esta coordinadora, que agrupa a más de 120 organizaciones de toda España, ha contado con Javier Cámara y Anna Castillo para su campaña 'Sabes', en donde se incide en la necesidad de salir de dudas cuanto antes. Cesida, en la presentación de la campaña en la que ha participado Gilead, recalcó que según los datos epidemiológicos de 2017, casi la mitad de los nuevos diagnósticos (un 48%) son tardíos.

Una confirmación que permite que la persona reciba tratamiento para mejorar su calidad y esperanza de vida , así como tiene una incidencia positiva en la sociedad pues ayuda a parar la infección del VIH. Hace tres décadas, era necesario explicar qué era eso del sida y del VIH que hablaban los científicos. Unos investigadores que en 1985 celebraron su primera conferencia mundial; el mismo año en que la pandemia del siglo XX tuvo su primera víctima famosa: Rock Hudson. El actor norteamericano fallecía el 2 de octubre. Tres meses antes lo había confesado. Tenía sida.

El inicio de los noventa comienza con la creación de un símbolo: el lazo rojo de Frank Moore, inspirado en los lazos amarillos que las familias de los soldados estadounidenses desplazados por la guerra del Golfo colgaban en su casas. En España, la campaña 'Póntelo, pónselo' provocaba un terremoto social por la claridad en que se pedía a los jóvenes que usaran el preservativo. Un mensaje que a lo largo de estas tres décadas se ha ido repitiendo de forma constante en las diferentes campañas, tanto destinadas al colectivo homosexual de forma específica –el colectivo social más afectado por el VIH– como a los jóvenes, con el temor de que los avances médicos que han permitido la cronificación de la enfermedad relajen la atención. Otra campaña, 'Vamos a parar el sida', intentaba explicar hace 25 años los mitos de la enfermedad y su contagio. Pero el rostro del sida, entonces, fue el de David Kirby. La fotografía fue de Therese Frorc. Benetton la convirtió en un icono.

Infografía: La epidemia del VIH/Sida continúa extendiéndose por América Latina | Statista Más infografías en Statista

Más información

 

Fotos

Vídeos