Los médicos defienden «la seguridad y la eficacia» de las lentes intraoculares

Una operación de cataratas en un hospital./EFE
Una operación de cataratas en un hospital. / EFE

La Asociación Profesional de Oftalmólogos de España recuerda que al año se realizan 22 millones de operaciones de cataratas con estos implantes en el mundo

COLPISAMadrid

La Asociación Española de Oftalmólogos en España (APOE) ha recordado que el implante de una lente intraocular es «imprescindible en cada cirugía de cataratas» y ha destacado que es «irresponsable» transmitir un mensaje de alarma social sobre las lentes intraoculares en general, «cuando la seguridad y la eficacia del implante de estas prótesis están sobradamente demostradas desde hace varias décadas y no existe ninguna duda científica al respecto».

La APOE también ha recordado que la intervención quirúrgica de cataratas con estos implantes es la operación más realizada en el mundo, con unos 22 millones de cirugías cada año, de las cuales unas 450.000 son efectuadas en España. «Las lentes intraoculares pasan numerosos y estrictos controles de seguridad antes de ser implantadas en los pacientes», ha añadido la asociación, que ha recalcado que estos médicos especialistas no implantan «ninguna lente intraocular que no cumpla con la legalidad y con la normativa sanitaria europea».

«Los médicos que ejercemos nuestra profesión en hospitales públicos y/o privados no somos responsables ni tenemos relación con los trámites de aprobación de productos sanitarios llevados a cabo por parte de la administración ni tampoco con la obtención de marcados con el certificado CE de los mismos. Estos controles son evaluados exclusivamente por la Administración competente», ha añadido la APOE. Recalca, además, que los oftalmólogos son «los primeros interesados en velar por la seguridad de nuestros pacientes, pues nos debemos a un código deontológico cuyo objetivo fundamental es el bien para nuestros pacientes».

Los médicos también han recalcado que la lente Acrysof-Cachet (cuya calidad fue puesta en duda) es un producto que se utilizó «para la corrección quirúrgica de la miopía y fue descatalogada hace ya cuatro años». «Cuando fue implantada en España cumplía con toda la normativa vigente en España y en Europa; los oftalmólogos fuimos los primeros sorprendidos y sufrimos gran preocupación al encontrar problemas derivados de su uso, que al ser comunicados como alertas sanitarias, llevaron a la retirada de los avales y certificados para proseguir su distribución», aclara la asociación, que también reclama «un mayor control».